Clausuran 10 salcochaderos

Detectan daño a los manglares en Dzilam de Bravo

Personal de la Profepa al clausurar uno de  los 10 campamentos pepineros en plena reserva Bocas de Dzilam, en Dzilam de Bravo

La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) informó ayer que clausuró 10 sitios de proceso de pepino de mar en el Área Natural Protegida Reserva Estatal Bocas de Dzilam, en Dzilam de Bravo.

En su comunicado, la dependencia indicó que la medida se aplicó durante una operación para atender los problemas generados por la captura ilegal de pepino mar, en cuanto a la ocupación y afectación de manglares para procesar la especie en veda.

-Se inspeccionaron 10 sitios críticos donde se pudo constatar el deterioro grave que presenta una superficie mayor de 2,926 metros cuadrados de humedal costero de manglar, así que se procedió a aplicar la medida de urgente aplicación consistente en la clausura de los 10 sitios.

-Además se aseguraron dispositivos indebidos que se utilizan para el hervor de pepino de mar: 38 tanques de gas butano, 38 cacerolas, 11 tinas de plástico para el depósito de ejemplar fresco, 39 metros de manguera para los tanques de gas butano, 10 cajas para transporte y pesaje y ocho quemadores de plástico con fogón -precisa.

-En el proceso de cocción de pepino de mar, los pescadores para mantener el clandestinaje rebuscan áreas de manglar de difícil acceso para evitar ser detectados en su operación. Esto conlleva habilitar campamentos para desarrollar el proceso de cocción durante la noche.

-La instalación de campamentos para el proceso de cocción del pepino de mar implica la remoción y pérdida de la vegetación de manglar, ecosistema de gran importancia ambiental porque son barreras naturales de protección contra el impacto de fenómenos naturales.

-Además, son zonas de protección y crianza de especies comerciales, y son filtros biológicos de retención y procesamiento de algunos contaminantes, entre otros beneficios -abunda.

Según los artículos 122,123 y 127 de la Ley General de Vida Silvestre, cualquier acto que cause destrucción o daño de la vida silvestre o de su hábitat puede ser acreedor a una sanción de multa por el equivalente de 50 a 50,000 días de salario mínimo general (de $3,364.50 a $3.364,500).

Delito penal

Además, destaca, el daño al manglar es un delito penal. El artículo 420-Bis del Código Penal Federal dice que al que dañe, deseque o rellene humedales, manglares, lagunas, esteros o pantanos se le impondrá la pena de dos a 10 años de prisión y de 300 a 3,000 días multa (de 20,187 a 201,870 pesos).

De un vistazo

Nueva técnica

Investigadores del Instituto Nacional de Pesca en Yucalpetén desarrollaron una técnica para calcular el peso corporal y crecimiento de los pepinos de mar y regresarlos de inmediato a su hábitat.

AprovechamientoLa Sagarpa precisó en un comunicado que esta metodología contribuye a mejorar el aprovechamiento de dicha especie que vive en las zonas productivas de la Península de Yucatán.

Peso exacto

Según la investigadora Alicia Poot Salazar, el procedimiento consiste en obtener la raíz cuadrada de la longitud por el ancho del pepino, lo que arroja una cifra que permite conocer el peso exacto del equinodermo.

Sin sacrificioCon esta técnica se toman dos medidas sin necesidad de sacrificar a los organismos, lo cual representa una disposición de protección a esa especie.Métodos obsoletosPor lo anterior, destaca, ya no será necesario aplicar otros métodos para relajar a los pepinos de mar, lo cual requiere mucho tiempo y esfuerzo durante las evaluaciones de campo. Importancia de la especie”Es necesario que tanto los pescadores como la sociedad en general, conozcan el papel ecológico de los pepinos de mar como filtradores de arena, permitiendo la aireación y eliminación de materia orgánica en descomposición”.




Volver arriba