Cae “Chocolomo” en Chiapas

Lo vinculan con la decapitación de narcomenudistas

1 / 2


Arriba, Gustavo Monforte Osorio (a) "Chocolomo", cuando fue detenido en enero de 2004 acusado de robo a ranchos. A la izquierda, en días pasados, tras su detención en Juárez, municipio de Chiapas cercano a Tabasco


Gustavo Monforte Osorio, alias “Chocolomo”, presuntamente involucrado con los 13 decapitados en el año 2008 en Yucatán, fue detenido en el estado de Chiapas.

De acuerdo con informaciones de la PGR, “Chocolomo” era buscado en todo el país desde 2008, por su presunta participación en las ejecuciones ocurridas en la entidad en ese año, en el inicio de la administración de Ivonne Ortega Pacheco.

Los cuerpos fueron encontrados en la comisaría de Chichí Suárez y en Buctzotz.

Once cuerpos fueron encontrados apilados en montes de Chichí Suárez y uno más fue hallado en Buctzotz, en el oriente del Estado, uno de los municipios de la zona presuntamente dominados por el “Chocolomo”.

El tizimileño también estaría involucrado en la ejecución del “Calochas”, un conocido narcomenudista cuya cabeza fue encontrada en el interior de una cubeta a las puertas de una televisora ubicada en la avenida Colón.

El “Chocolomo” operaba una importante célula en el oriente del Estado, vinculada con el cártel de Sinaloa. Controlaba por lo menos 10 municipios del Oriente, entre ellos su natal Tizimín, Buctzotz, Valladolid, Espita, San Felipe, Río Lagartos y Dzilam González, entre otros.

Movía una importante cantidad de droga, en especial cocaína, según fuentes oficiales. En fechas recientes se le vinculó con los Caballeros Templarios y los Zetas.

En el Estado fue detenido en cinco ocasiones, en tres de ellas por delitos contra la salud. Sin embargo, logró evadir la justicia.

En Tizimín, de donde es originario, es propietario de varios ranchos, casas y vehículos de lujo.

A salta de mata

De acuerdo con las indagaciones de la PGR, luego de las decapitaciones, “Chocolomo” huyó del Estado y estuvo operando en diferentes rumbos, como Quintana Roo, Campeche y Chiapas, donde finalmente fue detenido.

Se ligó al detenido con las ejecuciones y por ese motivo se giró una orden de aprehensión en su contra. Sin embargo, desde entonces era escurridizo.

En varias ocasiones estuvo a punto de ser detenido, pero huía a tiempo.

Es catalogado como altamente peligroso, tal como se asienta en los documentos enviados a las diferentes policías del país, entre ellos su fotografía y retrato.

La captura se logró mediante la coordinación de elementos de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSyPC), de la Procuraduría General de Justicia de Chiapas y de la Policía Municipal de Estación Juárez.

Portaba una pistola Prieto Beretta, calibre 9 milímetros, con un cargador abastecido con 15 cartuchos útiles; además, se le encontró una bolsa de plástico en cuyo interior tenía 20 envoltorios pequeños que contenían cocaína y la cantidad de 350 pesos.

En la Fiscalía del Estado de Yucatán se informó que no se tiene ninguna denuncia ni orden de aprehensión contra el detenido en Chiapas.

En la PGR confirmaron que era buscado desde hace casi seis años por estar involucrado en las narcoejecuciones de 2008.- Megamedia




Volver arriba