Caballo muerto sirve de rampa

Volando salió un Mazda en la Mérida-Tizimín

El vehículo quedó volcado sobre su costado izquierdo luego de salir "volando" al arrollar el cuerpo del caballo

BACA.- Roger Torres Peniche, de 48 años de edad, volvió a la vida luego de salir ileso de la aparatosa volcadura del automóvil que conducía luego que atropelló un caballo muerto en la carretera Mérida-Tizimín, a unos metros del entronque a Baca.

Alrededor de las 23 horas, Torres Peniche retornaba de Mérida para Motul a bordo del convertible Mazda MX-5, color rojo, placas ZAD-1762, cuando en el kilómetro 25+200, en el carril izquierdo, se encontraba el cadáver de un caballo.

El cuerpo del equino prácticamente le sirvió de rampa al automóvil deportivo, que salió “volando” unos 10 metros y terminó volcado sobre su costado izquierdo. En esa posición avanzó aún unos cinco metros más y quedó en el carril izquierdo. El conductor salió por sus propios medios a pedir auxilio.

El caballo, que murió minutos antes en otro accidente, iba en un remolque para Conkal, luego de participar en el torneo de lazo en la fiesta de la comisaría motuleña de Hilí. Lo llevaba su propietario, José Antonio Chacón Vázquez, que lo abandonó después del incidente.

Vaqueros que llegaron al sitio identificaron al caballo como “El Dólar”, conocido en las fiestas por carecer del ojo izquierdo. Dijeron que su dueño se retiró del torneo de lazo en estado de ebriedad, y metros antes del kilómetro 25, por el exceso de velocidad con que iba, perdió el remoque, que se salió de la vía. El cuerpo del equino quedó tirado en la carretera.

Unos vaqueros escondieron el remolque en el camino que conduce al rancho “Kancabchén Gamboa”, y luego se dieron a la fuga.

El accidentado Torres Peniche manifestó que luego localizará al propietario del caballo para llegar a un acuerdo para el pago de los daños causados a su vehículo.- Mauricio Can Tec




Volver arriba