Angustia y desesperación

Impotencia de los testigos de un mortal accidente

José Pedro Manrique Reyes, conductor de la motocicleta en la que llevaba a su familia, sufrió varios golpes y excoriaciones. Abajo, paramédicos de la SSP trasladan a José Miguel, de un año y dos meses de edad, quien resultó con lesiones  en la cabeza

TICUL.- El paseo de una familia que iba en un motocicleta terminó en tragedia, con el fallecimiento de José Maximiliano Manrique Tzakum, de 3 años de edad, luego que fueron arrollados anteanoche por alcance por una ambulancia de traslado de Sacalum, que llevaba a un grupo de alumnos a una escuela de Tekax.

En el mortal accidente resultaron con lesiones graves los padres del infortunado niño, José Pedro Manrique Reyes, de 27 años, y Ana Cristina Tzakum Baeza, de 22. También José Miguel Manrique Tzakum, de un año y dos meses de edad y hermanito de José Maximiliano.

La Policía Municipal informó que el impacto mortal ocurrió alrededor de las 10 de la noche en la vía Ticul-Oxkutzcab, en el tramo Pustunich-Yotholín, a la altura de una procesadora de cítricos.

Según el reporte policiaco, José Manrique conducía la motocicleta y llevaba como pasajeros a su esposa, Ana Cristina, quien llevaba en brazos a José Miguel, y José Maximiliano, de tres años, quien iba sobre el tanque.

Luego de pasar el día en casa de los papás de Ana Cristina, la familia retornaba a su domicilio en el municipio de Dzan, como lo habían hecho en varias ocasiones.

José Pedro pasó a la gasolinera para llenar el tanque en el expendio ubicado en la entrada de Ticul y después enfiló rumbo a su casa. Cuando habían avanzado casi un kilómetro, de Norte a Sur, repentinamente fueron embestidos por alcance por la una Van habilitada como ambulancia de traslado del municipio de Sacalum, conducida por Juan Manuel Chan Abán, de 34 años.

Todo indica que por el fuerte impacto, el conductor de la motocicleta y su hijo más pequeño salieron disparados y cayeron en el pavimento.

La parte trasera de la motocicleta quedó incrustada en la parte delantera derecha de la unidad de emergencia, y según testigos, la madre de familia y José Maximiliano quedaron sobre la moto prensados y fueron arrastrados alrededor de 30 metros con todo y el vehículo.

Transportistas que pasaban en ese momento se bajaron de inmediato a auxiliar a los lesionados y uno de ellos avisó a la Policía Municipal. Cuando los tripulantes de la patrulla que llegó al sitio del percance vieron la magnitud de los hechos, solicitaron una ambulancia.

La espera de los servicios de emergencia se sintió como una eternidad, lo que causó enojo, desesperación e impotencia en los presentes. No había disponible una unidad de la Cruz Roja porque el único vehículo activo estaba en Oxkutzcab, prestando servicio en otro accidente.

Momentos de angustia y tristeza se vivieron al ver el pequeño cuerpo de José Miguel boca abajo, con escoriaciones en la cabeza y llorando, sin que nadie lo moviera por temor a lesionarlo más. Incluso por momentos el pequeño se veía cansado y unos buenos samaritanos lo mantenían despierto con ruidos de llaves y aplausos.

La atención demoró casi media hora, hasta que llegaron ambulancias de la Cruz Roja y de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP).

Los socorristas de la SSP se encargaron de atender al papá y a José Miguel, quienes fueron inmovilizados. Los paramédicos de la Cruz Roja intentaron reanimar a José Maximiliano, pero fue en vano, pues había fallecido.

Los tres sobrevivientes fueron encamillados y trasladados al Centro de Salud de Ticul, y de ahí, a una clínica de Mérida. El guiador de la ambulancia fue detenido y trasladado a la Comandancia. Luego fue remitido a la Fiscalía.- Sergio Chi Chi




Volver arriba