Acusada de matar a su papá

Ebrio, entró al baño a enseñarle "a ser una mujer"

La causa de la muerte de Abelardo de Jesús Poot Keb, agente de la Secretaría de Seguridad Pública de 59 años,, a manos de su hija Patricia Guadalupe, fue estallamiento del hígado a consecuencia de los golpes que recibió de la joven.

De acuerdo con un comunicado de la Fiscalía General del Estado (FGE), Patricia, de 22 años de edad, será procesada por el delito de homicidio en relación de parentesco, por lo cual la FGE pediría una pena de 40 años de prisión, la máxima que se aplica en el Estado.

El caso que fue denunciado por María Elena May Can, esposa de la víctima y madre de la acusada.

De acuerdo con las investigaciones, los hechos ocurrieron entre las 8:30 y 9 de la noche del miércoles.

La muchacha se bañaba en su casa cuando llegó el ahora occiso en completo estado de ebriedad e intentó ingresar al baño, según testigos, para enseñarle a su hija “a ser una mujer”, ya que creía que ésta mantenía una relación amorosa con otra persona de su mismo sexo.

La muchacha logró salir del baño, pero al abrir la puerta recibió un puñetazo en la cara, lo que le ocasionó sangrado en la nariz y probable fractura del tabique nasal. En su defensa, Patricia Guadalupe lo empujó, y por su estado Poot Keb cayó al suelo y se golpeó la cabeza contra unas escalinatas.

Tras la caída la muchacha comenzó a patear a su progenitor hasta que lo dejó inconsciente. En ese momento entraron familiares.

Los golpes causaron que a Poot Keb se le estallara el hígado, lo que finalmente le causó la muerte.

La muchacha fue detenida y puesta a disposición del Ministerio Público con sede en Izamal.- David Chan C.




Volver arriba