Acuchilló a su amigo porque le negó licor

Se salva porque el arma del agresor casi no tenía filo

MOTUL.- Emiliano Can Balam, de 71 años de edad, estuvo a punto de morir luego que su compañero de parranda lo agredió con un cuchillo de cocina, pero la suerte le sonrió porque su agresor se encontraba muy borracho y el arma no tenía filo.

Ayer, como a las 5:20 de la tarde, Can Balam ingería bebidas embriagantes con sus amigos en su casa, en la calle 25 entre 16 y 14. Uno de los presentes, José Margarito Estrella Cetz, de 42 años de edad, habría pedido más licor al anfitrión, pero como éste se lo negó, lo agredió con un cuchillo y eso generó un pleito en el lugar.

El agresor le causó como seis heridas de unos tres a cinco centímetros en la frente y mejillas, lo picó en seis ocasiones la espalda y cinco en el pecho, pero como la punta no estaba afilada, sólo le causó pequeñas heridas.

Con el rostro bañado en sangre, Can Balam salió a la calle a pedir auxilio a los vecinos, quienes llamaron a la Policía Municipal.

Los agentes llegaron con la ambulancia 502 y trasladaron al herido al Seguro Social, donde le suturaron las heridas y se le dio de alta.

Cuando la Policía llegó al predio donde se registró el pleito, encontraron a Estrella Cetz tirado en el piso con la cabeza en un charco de sangre, que al final no era de él, sino de Can Balam.

Como estaba ebrio y golpeado, no reunió las fuerzas suficientes para escapar.

Se dijo que otra persona que tomaba con ellos fue detenido por la carretera a Dzununcán y tenía manchas de sangre en la ropa.

Uno de los policías le tomó una foto a Estrella Cetz y Can Balam lo identificó como su agresor. Sus familiares interpondrán una denuncia en la Agencia 24 de la Fiscalía.- Mauricio Can Tec




Volver arriba