Aborta en baño de hotel

Hotelero se queja de perjuicios por labor ministerial

Un empleado funerario sale con el feto, puesto en una bolsa, que la joven Vianey Chan Palacios abortó en un baño del Hotel Progreso

PROGRESO.- Revuelo policíaco causó el aviso de que una mujer abortó en el baño de Hotel Progreso, en la calle 78 con 29 de este puerto.

Cuatro patrullas municipales y estatales llegaron a las puertas del centro de hospedaje y se estacionaron en esa transitada arteria.

El hotel, que tiene todos sus 30 cuartos ocupados, fue cerrado dos horas por el personal de la Fiscalía del Estado, lo que causó problemas a los huéspedes y la queja del propietario del negocio, Manuel Sánchez Castro.

Se averiguó que ayer a las 10:30 de la mañana Vianey Chan Palacios, quien dijo tener 22 años de edad y ser originaria de Oaxaca, caminaba en la calle 78 pero, al llegar a la esquina de la 29, se sintió mal y se sentó a un costado del Hotel Progreso.

Unos huéspedes que salían del hotel la vieron y ella les dijo que necesitaba un baño.

Gritos

Los huéspedes pidieron permiso a la encargada del hotel para que la mujer entrara al baño, donde a los pocos minutos comenzó a gritar al sobrevenir el aborto.

En el centro de hospedaje, la joven dijo que tenía cuatro meses de embarazo, y que su esposo la dejó.

El dueño del hotel llamó a la Policía Municipal para pedir una ambulancia, pero le dijeron que hablara directamente a la Cruz Roja. Como no le contestaron el teléfono, habló con el delegado de esa institución, Mario Salvador Herrera, y a los pocos minutos llegó la ambulancia.

Los paramédicos atendieron a la mujer, que presentaba hemorragia por el aborto; la subieron a una camilla y la trasladaron a una clínica, pero no se llevaron el feto.

No se se sabe si la joven sufrió un aborto inducido o espontáneo.

-Hasta ahí estaba todo bien -dijo el hotelero-, pero llegaron cuatro patrullas que estacionaron a un lado de la calle 78, los agentes bajaron y custodiaron la entrada del hotel, lo que llamó la atención de toda la gente que pasaba por el negocio y preguntaban si había muerto alguien en un cuarto.

Poco después de las 11 horas llegaron agentes ministeriales, peritos y el forense Mario Ojeda, de la Fiscalía.

Los agentes ordenaron colocar una cinta amarilla en la entrada principal del hotel y no permitió entrar a nadie.

El hotel estuvo cerrado casi dos horas, en tanto los agentes entrevistaron al personal del hotel, y los peritos tomaron huellas dactilares.

A las 12:30 horas, un empleado de la funeraria Reyes Rodríguez salió con el feto puesto en una bolsa negra.

El hotel fue reabierto poco antes de la 1 de la tarde.

El hotelero se quejó de los problemas que ocasionó al hotel la presencia de patrullas, uniformados y personal de la Fiscalía.

Dijo que explicó a los agentes que la mujer que abortó en el baño no era huésped y que sólo auxiliaron a una mujer que sentía mal y pidió prestado el baño, pero que los agentes se limitaron a decir que se seguía un protocolo.

-Por eso muchas veces no se auxilia a una persona que se siente mal; para la próxima no ayudamos a nadie y así no nos metemos en problemas -indicó.- Gabino Tzec V.

De un vistazo

Por imprudencia o violación

El Código Penal, en su artículo 393, dice que el aborto no es sancionable en cinco casos, entre ellos cuando sea causado por acto culposo (acción u omisión imprudente o negligente) de la embarazada, y cuando el embarazo sea el resultado de una violación.

Por peligro de muerte

Tampoco se sanciona si de no provocarse el aborto, la mujer embarazada corría peligro de muerte a juicio del médico que la asista, oyendo éste el dictamen de otro médico siempre que esto fuere posible y no sea peligrosa la demora.

Por pobreza

No es punible el aborto que obedezca a causas económicas graves y justificadas y siempre que la mujer embarazada tenga ya cuando menos tres hijos.

Por deformidad congénita

Tampoco se castiga el aborto cuando se practique con el consentimiento de la madre y del padre en su caso y a juicio de dos médicos exista razón suficiente para suponer que el producto padece alteraciones genéticas o congénitas, que ocasionen que nazca con trastornos físicos o mentales graves.




Volver arriba