Piden vivir con austeridad la Cuaresma

En Hunucmá y Tixkokob van al rito de la ceniza

1 / 4


El párroco de Hunucmá, Joel Gualberto Tuz Canul, coloca la cruz de ceniza a una feligrés en la misa de inicio de la Cuaresma. A la derecha, una ministra de grupo apostólico hace lo propio en la ceremonia
El párroco de Tixkokob, Amílcar Carrillo Gómez, coloca la cruz de ceniza a un feligrés. A la izquierda, vista de las personas en la misma de inicio de Cuaresma en iglesia de San Bernardino


Católicos de Hunucmá y Tixkokob cumplieron ayer el rito de Miércoles de Ceniza con el que comienza la Cuaresma.

En Hunucmá, el párroco Joel Gualberto Tuz Canul ofició una misa en la parroquia San Francisco de Asís.

-Hemos entrado a un tiempo fuerte de nuestro camino hacia la Pascua -dijo Tuz Canul en su homilía.

-La Cuaresma es un momento que vive la Iglesia, que nos ofrece vivir en comunión y reforzar nuestro espíritu a través de amor -afirmó.

-Vivamos estas semanas con mucho recogimiento y austeridad, saquemos de nuestros corazones los resentimientos, rencores y acerquémonos a los más necesitados -recomendó.

-Pidámosle a la Virgen María que nos conduzca a lo largo de la Cuaresma hacia el Padre Celestial -indicó.

Después se llevó al la bendición de la ceniza, que luego el párroco y varios ministros impusieron a los fieles que se formaron en fila, todos los que asistieron a la misa.

En Tixkokob, ante unas 500 personas, en su mayoría adultos y enfermos que llegaron desde temprano a la misa en la iglesia San Bernardino de Siena, el párroco Amílcar Carrillo Gómez recordó que “el tiempo de Cuaresma es para pedir el perdón a través de la penitencia y para reflexionar sobre nuestros pecados”.

-Es triste que a nivel mundial la gente se está materializando con las cosas y más con la tecnología, y la palabra de Dios se está olvidando -afirmó.

-No debemos ser esclavos de la cosas que se materializan y tampoco con la tecnología, ya que debemos darle más tiempos a la palabra del Señor y más en estos tiempos donde nos enfrentamos a nuestros pecados -subrayó.

Se informó que en la misas programadas se esperaba la asistencia de unas 3,500 personas en todas las parroquias que conforman la iglesia de San Bernardino de Siena.- – JORGE CASTILLA FRANCO/JOSÉ ISLAS CHUC




Volver arriba