Piden guardar la calma

En Tizimín vigilan a la hora de salida en varias escuelas

7_300114p34llamadophoto01

TIZIMÍN.- La psicosis creada en una escuela por el presunto intento de rapto de un menor encendió la alarma entre padres de familia, pues ayer durante todo el día sólo se hablaba de ese tema.

Como publicamos, la noticia fue que la madre de familia Amada Fernanda Moen Manrique acudió al jardín de niños Otilia López en busca de sus hijos llevando una escopeta cubierta con toallas.

Mientras tenía el arma entre sus brazos y envuelta, relató delante de otras madres que el pasado martes su hijo estuvo a punto de ser secuestrado por una persona de sexo masculino y por eso al día siguiente decidió tomar la escopeta de su marido.

La madre de familia mostró una caja llena de balas que llevaba dentro de un bolso en dado caso que requiriera defender a sus hijos.

Este tema, como el de los mensajes que circulan de presuntos secuestradores, son de los más comentados sobre todo en los puntos de mayor concurrencia de la ciudad y en las redes sociales.

Ayer, a la hora de la salida de clases, padres de familia acudieron personalmente en busca de sus hijos a las escuelas, en tanto maestras llevaban el control desde la puerta vigilando que cada padre se lleve a sus hijos.

En la primaria Abelardo Conde Ruz, donde estudia el menor de siete años que presuntamente iban a raptar, también se reforzó la vigilancia a la hora de salida de los niños, en la que participaron profesoras y el conserje de la escuela.

El comandante Federico Cuesy Adrián hizo un llamado a que la ciudadanía no caiga en pánico ni en psicosis y mucho menos acudan con armas de fuego en el colegio.

“Que le dejen el trabajo a la Policía, para eso estamos y para eso nos pagan, no acudan armados a la escuela porque pudieran provocar algún accidente con un niño o de la misma madre si no sabe cómo usar un arma” insistió el jefe de la Policía Municipal.

“Esta psicosis colectiva no es propia de Tizimín sino de otros municipios de Yucatán, como en Progreso”, añadió. “La gente está creyendo en mensajes de supuestos secuestradores que andan en una camioneta y te quitan los órganos, cuando no hay nada de eso, es imposible”.

Cuesy Adrián pidió reportar a la Policía cualquier acto sospechoso o vehículo extraño que vean en su colonia, ya que -dijo- no a la gente le corresponde revisar sino a las autoridades.

En cuanto al caso del niño presuntamente raptado, explicó que el martes se mandó a una patrulla a investigar y los agentes obtuvieron información de que al niño no se le ofreció dinero para chicharrones sino que dos personas a bordo de un vehículo le pidieron que compre un “juguito”, con lo que el niño “se asustó y salió corriendo con rumbo a su casa alarmando a su madre”.

“La Policía está realizando sus rondines de vigilancia, no lo hacemos frente a la escuela sino en los alrededores”, afirmó.- WENDY UCÁN CHAN

En contexto

La presencia de autos sospechosos genera psicosis en municipios.

wRevisión vehículos. En Progreso se generó psicosis por una camioneta blanca que presuntamente era de los “robachicos”; ante el revuelo, una camioneta blanca fue inspeccionada en el malecón.

wEn Tizimín. Una madre de familia, Amada Fernanda Moen Manrique, acudió a recoger a sus hijos con un arma de fuego en mano, era un rifle envuelto en toallas. La mujer causó revuelo en la ciudad, en especial en madres de familia.

wPresunto secuestro. Amada Fernanda Moen Manrique dijo que el pasado lunes a su hijo se le había acercado un sujeto ofreciéndole dinero.




Volver arriba