Bajo una fuerte custodia

Los detenidos por una riña están en la cárcel municipal

1 / 2


Arriba, un oficial de la SSP da el último adiós a su compañero, Bernardo Aké Yeh, quien murió en una balacera el domingo pasado; a la izquierda, de camiseta "sport", Jesús Alejandro Jiménez Suaste, de 25 años, quien junto con su padre, Antonio Jiménez Tepate, quien murió abatido por la policía, intentaron rescatar a su hermano detenido en Libre Unión luego de una riña


PETO.- Elementos de la Secretaria de Seguridad Publica (SSP) mantienen la custodia de las cuatro personas detenidas durante una riña anteayer por la mañana en Libre Unión, comisaría de Yaxcabá, situación que dio pie a hechos violentos en los que perdieron la vida un oficial y uno de los agresores.

De manera extraoficial se supo que varios elementos de la SSP continúan en Yaxcabá y en Libre Unión, vigilando ambas poblaciones y haciendo varias diligencias, en tanto la Fiscalía hace las investigaciones correspondientes.

Como se recordará, todo se inició el domingo a las siete de la mañana, cuando la Policía Municipal de Yaxcabá detuvo a cuatro sujetos en la comisaría de Libre Unión, a 12 kilómetros de la cabecera municipal, quienes ebrios se liaban a golpes.

Los detenidos son José Luis Pacheco, de 29 años de edad; Santos Canché Pech, de 26; José Gilberto Dorantes Pech, de 32, y Juan Pablo Jiménez Suaste, de 34.

Fue a este último a quien Antonio Jiménez Tepate, su padre de 55 años y originario de Tenosique Tabasco, intentaba rescatar, cuando fue abatido por la policía, porque no se quiso entregar y disparó contra los agentes.

Jesús Alejandro Jiménez Suaste, de 25 años y hermano menor de Juan Pablo, quien también participó en la balacera, quedó a disposición de la Fiscalía, luego de ser capturado en un operativo.

Bajo custodia

Los cuatro detenidos están en la cárcel municipal de Yaxcaba custodiados por la SSP; se descartó que los hechos ocurridos tuvieran relación con el narcotráfico, como surgieron algunos comentarios.

Por su parte, la Fiscalía General del Estado solicitará una pena de 40 años de prisión para Jesús Alejandro Jiménez Suaste.

Celia Rivas Rodríguez, fiscal general del Estado, indicó que los delitos que se le imputan son homicidio calificado, tentativa de homicidio, portación de armas prohibidas y daños en propiedad ajena.

Ayer mismo se informó que las cinco personas detenidas por el delito de disturbio fueron liberadas, pues el delito es considerado una falta administrativa. No se dio parte al Ministerio Público sobre la detención de los rijosos y la Policía Municipal de Yaxcabá les impuso una multa de $300.

El acusado será procesado con el Nuevo Sistema Penal que privilegia la presunción de inocencia; por ser un delito grave, se pedirá la prisión preventiva, mientras se desarrolla el proceso y el juez dicta sentencia. Hasta ayer por la tarde, el cadáver de Antonio Jiménez Tepate permanecía en el edificio del Semefo en Valladolid, debido a que nadie lo ha reclamado.

En el lugar de los hechos se encontraron más de 20 impactos de bala y otros 10 casquillos en el monte donde fue abatido Jiménez Tepate.

Los oficiales heridos ya están fuera de peligro, por lo cual serían dados de alta hoy. El más delicado es el comandante Jorge Castillo Blanco, quien recibió tres impactos de bala y está internado en el hospital “Ignacio García Téllez”, del IMSS.- Megamedia / David Domínguez Massa / David Chan Caamal

Oficial caído

Buen policía. El policía caído en cumplimiento de su deber tenía 59 años de edad, 29 años y nueve meses de servicio, con una hoja impecable de trayectoria en la corporación, informó ayer el comandante Luis Felipe Saidén Ojeda, secretario de Seguridad Pública.

Muy lamentable. El comandante de la policía lamentó que un acto delictivo que se pudo resolver con una infracción administrativa, hubiera terminado en la muerte de dos personas, “incluyendo la de un ejemplar elemento de esta corporación”.

Los hechos. Como ya se informó, por la fiesta del pueblo en Libre Unión, Yaxcabá, el domingo por la mañana, la Policía Municipal detuvo a un grupo de ebrios que ese liaban a golpes en la calle, y por tratar de liberarlos otros vecinos emboscaron a los agentes, provocando una balacera con saldo de dos muertos y otro detenido.

Emboscada y muertes. Entrevistado al respecto, Saidén Ojeda informó que en el operativo para detener a los que emboscaron a los policías contaron con el apoyo del Ejército, como parte de la coordinación de seguridad que existe en Yucatán con todas las corporaciones policíacas y militares.

Asunto fácil. “Lamentablemente la muerte del policía y uno de los agresores se deriva de una infracción administrativa, de detenciones que hubieran sido fáciles y sencillas de solucionar”.




Volver arriba