Pesca “mala y mortal”

Anticipado final de la pepineada por tres causas

Los pepineros Ernesto Mex Sánchez y Carlos Baas Xool en su escala en el malecón para desayunar en el mercado de Progreso y comprar agua para seguir el viaje a sus casas, en Sisal.

La segunda temporada de pesca de pepino de mar en este año “fue mala y mortal, pues además de los compañeros que murieron por descompresión, ahogados y atropellados, que serían como 10, hasta donde sabemos hay más de 100 descompresionados, que son buzos de varios puertos, sintetiza Ernesto Mex Sánchez, pescador de Sisal, Hunucmá.

Mex Sánchez y coterráneo Carlos Baas Xool, entrevistados en la playa del malecón de Progreso, consideran que la fecha de la temporada -del 25 de noviembre a ayer, establecida por la Conapesca- no fue propicia para la pesquería del pepino de mar.

-Las fuertes corrientes submarinas obligaron a los buzos a realizar un doble esfuerzo para recolectar el pepino, lo que propició que se cansaran más y se expusieran a la descompresión.

De hecho, la temporada pepinera comenzó con atraso, por la llegada de norte, y terminó el domingo, en vez de a la medianoche de ayer.

Según pescadores de Celestún, Sisal y Progreso, la temporada acabó antes porque los hombres de mar decidieron no laborar ayer por tres causas: la llegada del norte del frente frío No. 20, la caída de los volúmenes de captura y el desplome del precio del kilo, de $40 en los primeros días a $24 y hasta $18.

De $15,000 a $2,000

Baas Xool contrasta que en la primera semana de la temporada ganó hasta $15,000 como buzo, pues pescaban hasta 500 kilos, pero en la última semana sólo ganó $2,000.

Ante ese panorama, anteayer comenzaron a regresar, de Dzilam de Bravo y puertos del oriente de Yucatán, las lanchas con pepineros a Celestún y al amanecer de ayer en Progreso pasaron numerosas embarcaciones hacia ese puerto y Sisal.- GABINO TZEC VALLE / JOSÉ W. COB CHAY

 




Volver arriba