Patrullaje de pescadores

Aún no actúa la Conapesca contra pepineros furtivos

Cerca de 30 pescadores salieron la tarde de ayer a vigilar el puerto en búsqueda de pepineros furtivos

TIZIMÍN.- En los puertos del Oriente los pescadores no bajan la guardia: ayer de nuevo salieron 30 lanchas en busca de pepineros furtivos.

Los ribereños se embarcaron a las 8 de la mañana y regresaron casi a las 3 de la tarde, con saldo blanco, según reportaron por teléfono.

El domingo, gente de San Felipe vio una lancha foránea en las costas y acordaron estar en constante vigilancia durante todo el día.

Después de detectar al menos cuatro campamentos, no dudan que los pepineros lleguen por las noches y antes del amanecer partan.

En San Felipe le pagan a un velador 200 pesos por noche por cuidar las embarcaciones y sus motores, porque desde el domingo corrieron versiones de que se vieron cuatro lanchas en las costas de Las Coloradas, pero sin motor.

Los ribereños temen que gente de Dzilam de Bravo o de Progreso llegue a los puertos durante la noche para robarles motores o quemarles embarcaciones, en venganza por lo acontecido el viernes 21.

La persecución

Como se recordará, en esa fecha ribereños de Río Lagartos y San Felipe se organizaron para ponerle un alto al saqueo de pepino.

En la movilización encontraron a pepineros de Dzilam de Bravo y Progreso.

Los pescadores quemaron dos lanchas y detuvieron en alta mar a 13 pepineros, luego de encontrarles neveras con pepino y mero.

Una embarcación fue entregada a las autoridades como evidencia de la actividad ilícita que los foráneos practicaban desde que terminó la temporada de pepino.

Fue una tarde de tensión para los pescadores que terminó con intervención de la Policía de la Estatal, cuyos agentes llegaron para evitar más desmanes.

Los pescadores esperaban que ayer llegara personal de la Conapesca para entablar algún diálogo con ellos, pero hasta la tarde nadie se había presentado.

Hoy continuarán con el recorrido por las costas, especialmente en el área donde saben que está el pepino de mar.- WENDY UCÁN CHAN




Volver arriba