Roba y se queja de acoso sexual

Firman acuerdo en Oxkutzcab para regresar el dinero

OXKUTZCAB.- Una empleada doméstica acusada de robar dinero, dice que el dinero lo recibió de su patrón para dejarse manosear, pero luego admite el robo en el Juzgado de Paz se compromete a devolver el dinero.

El caso comenzó anteayer en la tarde, cuando el profesor jubilado Moisés Ramírez González reportó, por medio de una llamada, a la Policía Municipal que había sido víctima de robo.

Ramírez González, con domicilio en la calle 36 entre 47 y 49 de la colonia Mejorada, afirmó que descubrió faltantes de dinero y sospechaba de su empleada.

Dinero marcado

Para confirmar sus sospechas afectado colocó billetes marcados en varios puntos de su casa y cuando su empleada se disponía a retirarse de la casa el jueves, fue revisada y se descubrió que ella había tomado el dinero, que sumaba 8 mil pesos.

Entonces Ramírez González llamó a la Policía Municipal para denunciar el robo. La empleada fue llevada a la Comandancia donde aceptó que había tomado los $8,000 y los devolvió.

Sin embargo, Cristina Ramírez Chel, hija del afectado y quien contrató a la doméstica, dijo que no son sólo $8,000 sino que lo que se le ha perdido suman $25,000. Por ese motivo el juez de Paz programó un careo para ayer viernes entre los afectados.

Momentos antes del careo, frente a la comandancia, Aracely Ramírez, quien se encontraba acompañada de su madre y otros familiares, relató que ella fue contratada por la hija del exprofesor hace más de un año para que trabajara como doméstica, pero hace dos semana empezó recibir dinero de manos del denunciante.

Señaló que el dinero se lo daba Ramírez González para que dejara que la manoseara, y cada vez la cantidad era superior a los mil pesos.

Admite el robo

Sin embargo, ante el juez de Paz Aracely Ramírez admitió haber tomado el dinero.

Se firmó un acta entre los involucrados, según el cual la trabajadora se comprometió a devolver el dinero que faltaba, 17 mil pesos, a fin de que no sea turnada a la Fiscalía General del Estado. -JESÚS BACAB CHULIM




Volver arriba