Piden entregar subsidio

Preocupación en Oxkutzcab: aún no pagan Procampo

OXKUTZCAB.- Beneficiarios del programa Proagro Productivo (Procampo) externaron su preocupación porque hasta la fecha no se ha pagado el subsidio y necesitan los recursos para la preparación de la tierra a fin sembrar el maíz.

En Xohuayán, Javier Chan May, agricultor beneficiario, reconoció que hay preocupación entre los 450 campesinos inscritos en el padrón.

El comisario municipal de Yaxhachén, Manasés Uh May, informó que 300 campesinos esperan la ayuda.

En Xul, unos 254 productores están preocupados porque Sagarpa aún no libera los pagos y los necesitan para empezar a preparar las tierras, explicó el campesino Víctor Farfán Ortiz.

Campesinos de esa comunidad afirmaron que recurrieron a préstamos para preparar la tierra.Los inconformes indicaron que ya dieron varias vueltas a las oficinas de Sagarpa, con sede en la cabecera municipal, y el encargado siempre les indica que “la próxima semana” se paga. Los recursos, insistieron, los necesitan para comprar insumos y sembrar maíz para la próxima temporada. Los campesinos necesitan de $5,000 para la preparación y siembra de una superficie de una hectárea. Solo por el arado de la tierra, explicaron, se cobra unos $800 la hectárea, y un bulto de semilla para cubrir dicha superficie se vende a $1,500, además del pago de la siembra, compra de fertilizantes y otros insumos.

Los campesinos piden al gobierno federal liberar estos recursos y al gobierno del Estado verificar y gestionar que el apoyo se entregue para empezar a trabajar.- JESÚS BACAB CHULIM

En sus propias palabras | Paulino Yah Peraza

Campesino de Ozkutzcab habla sobre el uso de los fertilizantes agroquímicos.

La temporada de lluvias es cuando el campesino gasta grandes cantidades de dinero para comprar fertilizantes, herbicida y pesticidas para el control de las plagas. La inversión es similar a la temporada de sequía cuando se paga por el riego, expone el agricultor.

Ya casi ningún campesino paga para el desyerbe de sus parcelas, sino que usan el herbicida Herbipol-Paraquat para eliminar la maleza entre los cultivos, de tal modo que en esta temporada de lluvias aumenta su adquisición. Se consume un promedio de 2,000 litros al año.

Los campesinos también usan el Velfosfato y secador, que tienen un precio en el mercado de $70 y también es para eliminar maleza.

Para matar cualquier tipo de plaga en cultivos usan el Velcrón, que tiene un precio de $190 el litro, y el Furadán, $215.

Muchos también usan el Lanate que cuesta $60, para matar gusanos y otros insectos que afectan las plantas.

Los efectos del uso sin control de los químicos afecta a terceros, es decir, a los consumidores.

Los riesgos se corren durante esta temporada de lluvias cuando aumenta con el uso de estos agroquímicos. También los agricultores corren el riesgo al usar el metílico y confidol, altamente tóxicos, que sive para controlar la mosquita blanca, que con la humedad aumenta su presencia en los sembradíos.

Sin embargo, es extraño que el gobierno federal y estatal promuevan mediante programas el uso de estas sustancias químicas, cuando de antemano el mercado internacional ya no quieren comparar el producto mexicano, porque piensan que están infestadas con químicos tóxicos.




Volver arriba