No tienen apoyos

Productores dicen que prefieren que el limón se pierda

Santos Norberto Baas Tec tira ocho cajas de limón  a la basura

OXKUTZCAB.- A pesar del desplome en los precios del limón persa, a $10 la caja con 20 kilogramos del fruto, los compradores que llegan de otros lugares no compran el producto y ante esta situación los citricultores no tienen más opción que tirar su cosecha a la basura.

En otros años, cuando se registraba esta caída de precios la Juguera de Akil iniciaba sus operaciones y los campesinos tenían esa opción, sine embargo en esta ocasión la planta estaría paralizada, lamenta Santos Norberto Baas Tec.

Ayer, el productor no tuvo más remedio que tirar ocho cajas de limón persa a la basura que en tres días no pudo vender ante la negativa de los compradores de pagar $10 por la caja de 20 kilos.

El campesino indica que el sábado bajó los frutos en su parcela ubicada en la unidad Chum Mul y los llevó al mercado 20 de noviembre en su triciclo, sin pagar flete.

A pesar que estuvo esperando compradores, estos no llegaron y tuvo que tirar los frutos a la basura.

-Así como las autoridades federales y estatales buscaron la manera de bajar el precio del limón estaba en $800, así también deben comprar el fruto a un precio digno para los campesinos.

-Cuando el fruto tenía buena demanda, el gobierno federal de Enrique Peña Nieto hizo todo lo posible por bajar los precios trayendo limones de otros lugares.

Sin apoyo estatal

-Ahora deben buscar la forma de cómo apoyar a los campesinos porque el gobierno de Rolando Zapata Bello no apoya a los citricultores.

-Una prueba es que la Juguera está paralizada. Los directivos están concentrados en conseguir millonarios recursos a nombre de los citricultores, haciéndose ricos, en vez de apoyarnos.

Agricultores como Santiago Ku Peraza, Élmer Chel Celis y Jacinto Góngora, indican que ante la falta de apoyo prefieren dejar que los frutos se caigan de las matas.

-No es redituable vender los limones en $10 porque todo se va en fletes.- Jesús Bacab Chulim




Volver arriba