Abandonan un servicio

El CAM 111 dejó de ser importante para los maestros

Sede del Centro de Atención al Maestro, cerca de la ex estación

OXKUTZCAB.- El Centro de Atención al Maestro (CAM) número 111 se ha quedado rezagado ante el uso constante de internet en el magisterio de la ciudad al tratarse de una opción rápida para obtener información sobre asuntos de su área.

La supervisora de la Zona Escolar 064, Carla Beatriz Vela Reyes, considera que el centro necesita renovarse para que pueda continuar la función de apoyar al magisterio como era al principio, cuando daba asesorías.

-También manejaba el calendario escolar con fechas importantes y cursos sobre Carrera Magisterial.

Profesores señalan que no acuden al CAM por la facilidad y rapidez en que encuentran información en internet a cualquier hora.

Consideran que el CAM quedó obsoleto y que en los últimos meses no les han proporcionado la minuta de actividades. Además se quejan de que algunos asesores se muestran prepotentes y no aceptan las sugerencias de los profesores.

-Nos dicen que todo viene de Mérida y tenemos que aceptar lo que traigan y como lo traigan -lamentan.

El CAM está en un edificio que fue el primer hospital de la ciudad, en la calle 52, aledaña a la ex estación del ferrocarril. Fue remozada hace poco y se construyó una barda más segura ya que cuenta con varios aparatos electrónicos y una biblioteca.

Hace unos años el centro registraba mucha actividad por la atención de los maestros, alumnos del nivel medio superior, padres de familia y se desarrollaban varios talleres para maestros.

Marcos Barrera Medina, director del CAM, coincide en las ventajas de internet, pero considera que lo que molesta a los maestros es seguir reglas como la de firmar en los cursos sus horas de entrada y de salida.

-¿Entonces es el maestro quien abandonó el centro? -preguntó al responsable del CAM y a maestros.

-Ambos se abandonaron -respondió la mayoría.

De llegar a desaparecer el CAM se trasladaría a Peto o Tixméuac y allá se darían los cursos.- F.T.M.




Volver arriba