Octogenario no llega a ver a su hija

Es atropellado frente a casa de otra de sus hijas

Personal del Semefo levanta el cuerpo de Fernando Osorio Chimal,  quien perdió la vida tras ser atropellado

TIZIMÍN.- Trágico final tuvo un octogenario que fue atropellado por una camioneta que iba de reversa en calles de esta ciudad, ayer poco antes del mediodía.

Según testigos, el fatal accidente se registró alrededor de las 11:30 de la mañana sobre la calle 68 entre 35 y 37. De acuerdo con la información oficial, la camioneta Nissan placas YP-87289 era manejada en reversa, de Norte a Sur, sobre la citada vía por Felipe Reyes May Euán, de 30 años de edad, quien no se percató de que Fernando Osorio Chimal, de 81 años de edad, venía en sentido contrario al suyo en una bicicleta tipo montaña.

La camioneta impactó al anciano y ocasionó que el octogenario saliera proyectado hacia el pavimento.

Vecinos del sector vieron que Osorio Chimal se quedó en el suelo, así que de inmediato avisaron a la policía, cuyos agentes llegaron al sitio acompañados de un paramédico. Lamentablemente nada se pudo hacer porque el octogenario había fallecido a causa del golpe.

La calle fue cerrada a la circulación durante tres horas y media, en lo que se esperaba la llegada de los agentes del Ministerio Público, la Fiscalía y el Semefo.

Decenas de curiosos llegaron por todos lados al observar la movilización de la policía.

El infortunado hombre cayó y quedó junto a la acera de la casa de una de sus hijas, que indicó que su padre se dirigía a una tienda cercana a ver a otra de sus hijas.

Vecinos dicen que el ahora occiso siempre llegaba esa hora a visitar a su hija, aunque desafortunadamente ayer no pudo llegar y murió a pocos metros de ahí.

La familia se encontraba inconsolable y no daban crédito a lo que había ocurrido.

El responsable fue trasladado de inmediato a la Policía Municipal por temor a que fuese linchado en el sitio por los familiares y vecinos, ya que don Fernando era una persona muy conocida y apreciada del rumbo.- SANTOS EUáN CANO




Volver arriba