Nueva era en Celestún

Tras un jalón de orejas, ofrecen mejores servicios

1 / 5


Felipe Chi Santana, al hacer uso de la palabra en representación de los 50 lancheros que prestan el servicio de paseo en la ría, algunos de los cuales se ven en la foto de abajo
Una familia de Guanajuato fue la primera en adquirir boleto en el parador tras la firma del convenio
Tras los acuerdos, funcionarios, empresarios y reporteros fueron invitados a un recorrido en la ría. Al retornar, les ofrecieron un convivio a base de ceviches, jaiba y pescado empapelado


CELESTÚN.- El Consejo Empresarial Turístico (CET) y lancheros que ofrecen paseos en la ría pusieron fin a sus diferencias y, con apoyo del gobierno del Estado, sentaron las bases para mejorar el servicio de los segundos y canalizar más visitantes a este destino turístico.

-Hoy estamos celebrando que ustedes (los lancheros), las autoridades y los prestadores de servicios turísticos nos pusimos de acuerdo para cambiar lo que se tenga que cambiar, con la finalidad de que el turista se vaya de Celestún y diga que este destino es una maravilla -señaló Jorge Escalante Bolio, presidente del CET.

En reunión en el parador turístico de la ría realizada ayer, Escalante Bolio felicitó a los lancheros porque se pusieron los pantalones y entraron en diálogo y mostraron disposición de cambiar.Ofreció mas diálogo para mejorar mas cosas, a fin de que los turistas “siempre que vengan a Celestún vean algo nuevo y vean que ustedes cada día son mejores”.

El empresario regaló a los lancheros una imagen de la Virgen de Guadalupe, “para que nos ayude a ser mejores como personas y como familia”.

Felipe Chi Santana, en representación de los 50 lancheros que ofrecen paseos en la ría, dijo que durante 14 años prácticamente han permanecido en el abandono de las autoridades, hasta que ahora les brindan apoyo el gobernador Rolando Zapata Bello y el director de Cultur, Enrique Magadán Villamil.

Añadió que a pesar del abandono de las autoridades anteriores los lancheros se han regido siempre por leyes y reglamentos internos que les ha permitido mantenerse como organización. “Ahora el Consejo Empresarial Turístico nos jala un poquito las orejas y tenemos que reconocer que se habían estado descuidando algunos aspectos”.

Tras externar su agradecimiento a dicho organismo, ofreció acercarse más para preguntar qué hace falta para mejorar, pero insistió en que los lancheros prestan un “servicio de respeto, calidad y ordenado”.Destacó que el servicio en la lancha no fue creado de la noche a la mañana, sino que ya llevan 25 años prestándolo en la ría y durante este tiempo se han procupado por preservar el equilibrio del ecosistema.-Esperemos que lo que nos ofrecieron el día 10 se cumpla. Esperamos que este Año Nuevo vengan apoyos para nuestros compañeros lancheros, específicamente para los que laboran en la ría -subrayó.

Luego de los discursos, que abrió Magadán Villamil, se procedió a firmar el convenio de trabajo entre los lancheros, el Consejo Empresarial Turístico y Cultur.Luego de la firma del convenio, el secretario de Fomento Turístico, Saúl Ancona Salazar, agradeció a Escalante Bolio y a Magadán Villamil el trabajo realizado para buscar mejorar el servicio turístico en este puerto.Lamentó la falta de diálogo, comunicación y entendimiento que durante muchos años faltó entre lancheros y autoridades.Sin embargo, agregó, es necesario que después de hoy, el 2014 sea de desarrollo, “en la que podamos dar pasos mayores para mejorar el servicio”.Ofreció reactivar los cursos de capacitación que por alguna razón quedaron suspendidos, como es el idiomas y de la especialidad de guías de áreas naturales. También, seguir trabajando para conseguir un mejor desarrollo económico del puerto.

-Aquí hay dos socios: los amigos de Celestún (en alusión a los lancheros y otros prestadores servicios turísticos locales) y los empresarios turísticos.-El gobierno del Estado sólo es fiel de la balanza para que todo marche bien -agregó.En la firma en el parador turístico estuvieron Mario Peniche Cárdenas, director general dede Fomento Turístico; René Kantún Palma, director de la Reserva de Celestún, y Manuel Valle Ojeda, de la empresa Turi-Trans-Mérida.Luego de la intervención del secretario de Turismo, se acudió a la taquilla para ser testigos del retorno simbólico de los lancheros al parador.La primera familia en adquirir su boleto fueron los esposos Edgardo Enríquez Jiménez y María Concepción Vargas Elías, originarios de Irapuato, Guanajuato, quienes llegaron a este destino turístico acompañados de sus hijos Antonio y Moisés Alejandro. Los turistas comentaron que es la segunda ocasión que vienen al puerto.Posteriormente funcionarios, empresarios y reporteros fueron invitados a realizar el recorrido turístico en la ría, que duró poco más de una hora.Al retornar, los lancheros ofrecieron un convivio a base de ceviches, jaiba y pescado empapelado.- JOSÉ W. COB CHAY




Volver arriba