Llanto en el primer día

Bienvenidas y revisiones en el regreso a clases

1 / 10


La maestra Claudia Santos con un alumno en la escuela de preescolar Ángela González, en Izamal
El primer día en la primaria de Piedra de Agua en Umán; dos niños en la "Joaquín Baranda" en Maxcanú, y uno quiere salir del aula en la "Ángela González", Izamal
La maestra Claudia Santos con algunos niños que lloran o quieren salir del aula en la escuela de preescolar Ángela González, en Izamal. A la izquierda, otro menor en el mismo plantel
El primer día de clases en en el jardín de niños Joaquín Baranda, en Maxcanú. Debajo, la revisión de uniformes de los alumnos en la Secundaria Técnica No. 5 en ese municipio
Madres voluntarias limpian las casas para una primaria y un kínder en Piedra de Agua Umán


Caras alegres, serias y hasta con llantos se vieron ayer en el primer día de clases del curso escolar 2014-2015.

En Maxcanú, regresaron a las aulas los alumnos de cinco escuelas de preescolar, todas matutinas; ocho primarias, seis matutinas y dos vespertinas, y dos secundarias, una del turno matutino y una vespertino.

En el jardín de niños Joaquín Baranda, algunos menores llegaron contentos y felices por encontrarse de nuevo con sus amigos, otros con miedo por no conocer a su maestra y otros con llanto por separarse de su mamá.

La directora, Morelia Catzin Cih, recibió a los niños y les dio la bienvenida en su primer día de clases.

Los 10 docentes, entre ellos un maestro de educación física y una de música, atienden a unos 120 niños, en cinco grupos: uno de primero, dos de segundo y dos de tercero.

En la primaria José María Iturralde Traconis, los alumnos llegaron con su mamá y algunos de mamá y papá.

El director, Roger Colonia García, dio la bienvenida a los alumnos y presentó a los maestros por grado.

En la Secundaria Técnica No. 5 se revisó el cabello, uniforme y calzado de los alumnos. Algunos muchachos tuvieron que regresar a su casa para cambiar sus tenis por zapatos escolares a fin de que les dejaran entrar.

En Izamal, padres y madres se enfrentaron al llanto de los menores que por primera vez llegaron a la escuela de preescolar Ángela González Benítez de Menéndez de la Peña.

Algunos batallaron para bajar a sus hijos de sus brazos; otros niños se colgaron de la madre para que no los dejara en el salón.

Algunos menores dejaron de llorar pero al ingresar al salón y ver a algún menor llorando reanudaron su llanto y sus intentos para salir del salón. Los llantos aumentaron con la retirada de los padres de familia.

La maestra Claudia Santos fue la que más batalló para controlar a los niños que trataban de abrir la puerta y salir del salón.

La profesora consolaba a uno y a la vez controlaba a otros para que no pudieran abrir la puerta del salón e ir a buscar a su papá o mamá.Los rostros de seriedad de algunos niños contrastaron con los que no dejaban de llorar ni se movían de la puerta del salón para salir.

Algunos padres regresaron para tratar de consolar a sus hijos que lloraban; otros se retiraron con el rostro triste o sonriente ante los llantos.

-Qué más. Se tienen que acostumbrar. Si regreso, va a querer que lo lleve a la casa otra vez y mañana no querrá venir o si viene, va a llorar. Se tiene que acostumbrar -indicó una madre mientras se retiraba de un salón.

-Papitos, mamitas ya vamos a cerrar, ya dieron las 8 de la mañana; por favor, retírense de los salones. No se preocupen, sus querubines se están quedando en buenas manos, los vamos a cuidar; por favor retírense, para que los niños dejen de llorar -indicó la directora del plantel.

La escuela atiende a 150 alumnos en cinco grupos. 90 son de nuevo ingreso.

En Umán, desde temprana hora cientos de estudiantes fueron a las escuelas acompañados de sus papás, y en su mayoría estrenando uniformes, zapatos y bultos.

En el fraccionamiento Piedra de Agua, uno de los más grandes del municipio, madres voluntarias limpiaron las casas donde ayer comenzó a funcionar la primaria y hoy una escuela de preescolar.

“Esta es la primaria Nueva Creación del fraccionamiento Piedra de Agua, que gracias a las gestiones de los padres de familia, autoridades, el director de Educación Primaria (del Estado), Delio José Peniche Novelo , y de la enlace Dany Moguel Quintal, estamos iniciando labores en las mejores condiciones posibles”, dijo el director, Arley Manuel Chay.- Mily Maribel Canul Ek/ José C. Pech Ku/Carolina Uc Quintal

De un vistazo

Casas seguras

“Tenemos unos 190 niños inscritos. Cada casa tiene un grado que cuenta hasta con baño propio, así que iniciamos clases normalmente y de la forma más segura”, indicó Arley Manuel Chay, director de la primaria Nueva Creación en Piedra de Agua, Umán.

Advertencias

“Faltan detallitos que estaremos arreglando en el transcurso de las labores”, añadió el directivo.




Volver arriba