Choca un joven con “suerte de borracho”

El cinturón de seguridad lo salva de salir disparado

UMÁN.- “Si no hubiera tenido el cinturón de seguridad, no la cuenta… ¡deveras que tiene suerte de borracho!”, comentó un policía estatal que llegó al sitio donde un joven de esta ciudad terminó su parranda, tras chocar la madrugada de ayer con un poste de la carretera Mérida-Umán.

Gabriel Telio Montero, de 19 años de edad, tuvo sin duda un golpe de suerte, pues su camioneta quedó casi totalmente destrozada.

Según se informó, Telio Moreno iba en su camioneta Nissan doble cabina tipo estaquitas, con placas YP-67439, y al llegar a la altura del kilómetro 8, frente a una bodega de aires acondicionados, dormitó, al parecer por el estado de embriaguez con que venía, lo que ocasionó que perdiera el control del volante. El vehículo se subió al camellón central y se proyectó contra un poste de alumbrado público que estaba en medio, el cual derribó.

La camioneta quedó con todo el frente destrozado y en su interior quedó semiprensado Telio Moreno, que tuvo que ser sacado por bomberos de las unidades 835 y 234, a cargo de Miguel Morales.

En el lugar de los hechos se comentó que con él viajaba otra persona del sexo masculino, que salió por su propio pie, y al ver cómo quedó la camioneta, salio corriendo, con dirección a Umán.

Según comentaron los mismos rescatistas, el joven tuvo suerte de traer puesto el cinturón de seguridad, ya que éste evitó que saliera disparado del vehículo y sufriera heridas más graves.

Al lugar llegó el padre del accidentado, que sólo observaba cómo encamillaban a su hijo para ser trasladado al hospital.

Los paramédicos de la unidad 21-D estabilizaron a Telio Moreno y lo llevaron al hospital O’Horán de Mérida; sólo resultó policontundido y con algunas fracturas.

Los ocupantes de la unidad 1261 de la Policía del Mariposario, a cargo de un oficial de apellidos Pool Rejón, se encargaron de reportar, abanderar y tomar nota del accidente. Después se hizo cargo la Policía Federal por ser tramo de su competencia.- Aurelio Moreno Brito




Volver arriba