“¡No me tomes fotos!”

Militar prepotente regaña a víctima de un accidente

Militares que llegaron con el mayor Gómez se quedaron a bordo del Humvee con sus armas, como si se tratara de una operaciónEl militar ignoró a los policías municipales que ya veían el caso y no dejaba de increpar al guiador del automóvil afectado por su esposa

VALLADOLID.- Un airado militar del XX Regimiento de Caballería Motorizado llegó a bordo de un Humvee a increpar al conductor de un Chevy, cuyo único “pecado” fue atravesarse en el camino al Pointer que conducía la esposa del uniformado.

Según testigos y el peritaje, la mujer se pasó una luz roja del semáforo.

Los hechos ocurrieron ayer, alrededor del mediodía, cuando la mujer iba en el Pointer placas MLB-7968 del Estado de México sobre la calle 41. Al llegar al cruce con la 38 no respetó el semáforo y chocó contra el Chevy que guiaba Jorge Santos Balam, empleado de la Sagarpa.

La mujer, quien llevaba como pasajero a su pequeño hijo, se mostró un poco nerviosa y llamó por teléfono a su esposo, al parecer un mayor del XX Regimiento de Caballería Motorizado.

A los pocos minutos el militar llegó al sitio a bordo de un Humvee, acompañado de varios uniformados que se bajaron con armas largas.

El mayor, de apellido Gómez, se dirigió a Santos Balam sin tomar en cuenta a los policías municipales que ya veían el caso, y le reclamó: “¡Lo que no voy a permitir es que le falten al respeto a mi esposa!”, le dijo enojado al conductor del Chevy, aunque nadie vio en qué momento se ofendió a la mujer.

Al ver al reportero, le gritó: “¡No me tomes fotos, te lo advierto!”, y luego le dijo al guiador del Chevy: “Ven para acá”, y se lo llevó a un lado.

Ahí le insistió: “¡Qué vamos a resolver, a ver, qué vamos a resolver!”, hasta que otro empleado de Sagarpa le ofreció una disculpa si en algún momento se ofendió a su esposa.

El enojado militar acordó finalmente pagar los daños que causó su esposa.- Juan Antonio Osorio Osorno




Volver arriba