“No hay pepino de mar”

Temporada con 10 muertos y 100 lesionados graves

1 / 4


Los pepineros Ernesto Mex Sánchez y Carlos Baas Xool en su escala en el malecón para desayunar en el mercado de Progreso y comprar agua para seguir el viaje a sus casas, en Sisal.
Los pepineros Ernesto Mex Sánchez y Carlos Baas Xool en su escala en el malecón para desayunar en el mercado de Progreso y comprar agua para seguir el viaje a sus casas, en Sisal. Abajo, Martín Mena, de Chuburná, al retornar de Dzilam
Imágenes de pepineros de Celestún (arriba) y Chuburná (a la derecha) atracan en la playa del malecón en una escala de su viaje de regreso a casa, desde Dzilam de Bravo, en el último día de la temporada de pepino


PROGRESO.- “Mala y mortal” resultó la segunda temporada del pepino de mar de este año, que concluyó ayer con el retiro masivo de los pepineros y, además, con una decena de muertos y poco más de 100 buzos descompresionados, muchos de gravedad y en espera de recibir atención especializada.

El precio del codiciado producto manjar de los asiáticos se desplomó casi un 50% y en los dos últimos días de la temporada -que oficialmente comenzó el 25 de noviembre- la especie escaseó, al grado de que el domingo las lanchas sólo capturaron a 100 kilos, contra más de 500 de las primeras jornadas.

Ante los mortales accidentes, el desplome de los precios y la drástica caída del volumen de pesca, al grado de que en las zonas de captura ya no hay pepino, los pescadores optaron ayer por suspender la pesca y dejar la costa de Dzilam de Bravo y litorales cercanos donde tenían sus campamentos.

El masivo éxodo de los pepineros de Chuburná, Sisal y Celestún comenzó ayer a las 5 de la madrugada.

Decenas de lanchas ribereñas del poniente de Yucatán que estuvieron trabajando en el Oriente pasaron frente las playas progreseñas.

Al amanecer, muchas lanchas atracaron en las playas del malecón y los pescadores desembarcaron para desayunar en el mercado y comprar agua y refrescos para continuar con su viaje.

En entrevista, los sisaleños Ernesto Mex Sánchez y Carlos Baas Xool, dos de los que hicieron escala en este puerto, señalan que fue una mala temporada de pepino debido a los nortes.

Consideran que la fecha de la temporada -del 25 de noviembre a ayer, establecida por la Conapesca- no fue propicia para la pesquería.

-Las fuertes corrientes submarinas obligaron a los buzos a realizar un doble esfuerzo para recolectar el pepino, lo que propició que se cansaran más y se expusieran a la descompresión.

-Fue mala y mortal, pues además de los compañeros que murieron por descompresión, ahogados y atropellados, que serían como 10, hasta donde sabemos hay más de 100 descompresionados que son buzos de varios puertos -dice Mex Sánchez.

Desplome del precio

El pescador Martín Mena, a su vez, señala que cuando comenzó la temporada los compradores pagaban a $40 el kilo, a la semana siguiente bajó cinco pesos y en los últimos cuatro días comenzaron a pagar a $24.

-Eso es insuficiente por los gastos de salida, porque uno se tiene que alejar de la costa más de 30 kilómetros para bucear a más de 10 metros de profundidad.

Baas Xool contrasta que en la primera semana pudo ganar hasta $15,000 como buzo, pues pescaban hasta 500 kilos, pero en la última semana sólo ganó $2,000.

Se alejó o escondió

-No hay pepino, el domingo amaneció con pocos ejemplares; (la especie) se alejó o se escondió, no lo sabemos, lo cierto es que ya no hay, por eso todos suspendieron las salidas -dice Mex Sánchez.

Los pescadores indican que en la zona de Dzilam al Oriente había más de 3,000 lanchas en las que trabajaron unos 12,000 pescadores yucatecos, campechanos, tabasqueños y de Quintana Roo, la mayoría con poca experiencia en el buceo.- Gabino Tzec Valle




Volver arriba