Multan a unos ribereños

Profepa presiona para que retiren palapas del playón

Palapa utilizada como campamento pesquero en el playón de Progreso. Profepa pide la desmantelen

PROGRESO.-Ribereños que tienen su base en el playón poniente, donde fondean sus lanchas con motores fuera de borda, se quejan de personal de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa). Según dicen, los acosan y amenazan con multarlos si no retiran las palapas que utilizan como campamentos pesqueros.

Los permisionarios José Acosta Azueta y Leopoldo Salas Barredo, dueños de lanchas en las que laboran 20 pescadores en la captura de robalo, cazón y otras especies de escama, por medio de redes, expresan su inconformidad contra la Profepa.

Los inspectores, dicen, se dedican a hostigarlos para que desalojen el playón.

-La Profepa cumple sus advertencias -manifiesta José Acosta, quien ayer por la mañana se reunió con un grupo de pescadores para explicarles la situación que afrontan, porque esa dependencia federal le impuso una multa de $20,000 por invasión de zona federal.

Acosta Azueta explica que tenía una palapa en el playón, pero fue obligado por la Profepa para desmantelarla. La utilizaba para resguardar sus redes y motores fuera de borda de sus dos lanchas.

En su opinión, no invadió zona federal, ni contaminó el medio ambiente.

Por su lado, Leopoldo Salas detalló que inspectores de la Profepa que visitaron el Playón le dijeron que, sino quiere ser multado, tiene que desmantelar la palapa porque invade zona federal y contamina el medio ambiente.

Preocupado por la advertencia, Salas Barredo recurrió a las autoridades municipales para pedir apoyo. Recuerda que hace seis años, cuando llegaron los franceses en la regata solidaria del Chocolate, el Ayuntamiento y el gobierno estatal dijeron a los pescadores que desmantelaran sus palapas para los trabajos que se harían en el playón pues enfrente atracarían los veleros. Luego de que terminó la regata, explicó, los pescadores levantaron sus campamentos pesqueros, pues les sirve para resguardar motores, neveras y redes.

-No hay contaminación como señalan los inspectores de la Profepa -dijo.

Los 20 pescadores que tienen su base en el playón y que se sienten hostigados por la Profepa dicen que si los retiran de esa parte de la playa, no tienen donde instalar sus campamentos y serán víctimas de robos, así que han decidido acudir al Palacio de Gobierno para hablar con el gobernador Rolando Zapata Bello, o con el secretario general de Gobierno, Víctor Caballero Durán, para plantear el problema y pedir que intervengan ante la Profepa para evitar más conflictos..- Gabino Tzec Valle




Volver arriba