Mujer le da una paliza al ebrio que la intenta violar

Perderá un ojo a causa de la golpiza recibida

1 / 2


Agentes de la Policía Municipal llevan a José Manuel Cruz Cel al Centro de Salud para valoración médica
José Manuel Cruz Cel resultó con daño en el ojo izquierdo: se le reventó la esclerótica


PETO.- En un hecho sin precedentes, o por lo menos del cual se tenga conocimiento en la población, un sujeto que en completo estado de ebriedad habría intentado abusar de una mujer, prácticamente perdió el ojo izquierdo porque su víctima se defendió.

Según información confirmada por la Policía Municipal, a las 4:30 de la tarde del miércoles un tricitaxista reportó en la caseta policiaca de la calle 31, en la salida a Tzucacab, que vio a un sujeto ensangrentado en el entronque Peto-Tzucacab, pero que desconocía qué le pasó.

Los policías acudieron al lugar y vieron a un sujeto mal herido, quien dijo llamarse José Manuel Cruz Cel. Tenía el pómulo derecho hinchado y la cara llena de sangre.

Al ser cuestionado sobre lo que le pasó, el sujeto índico que una mujer, a la cual no conocía, lo hirió.

Al continuar el interrogatorio, el sujeto se contradijo al decir que se cayó.

En tanto, se averiguaba lo que realmente pasó, los agentes lo llevaron al Centro de Salud para valoración.

Ahí le vendaron la cabeza y pidieron que fuera trasladado de emergencia al hospital, porque el problema era serio. En el traslado en ambulancia al Hospital Comunitario comenzó a reaccionar de la borrachera. En el hospital, tras una revisión, se dio como un hecho que perderá el ojo porque se le rompió la esclerótica (la parte blanca).

Fue internado en el hospital para que se le realicen estudios.Wílliam Piña Carrillo, subdirector de Seguridad Pública, informó que, según testigos, una mujer le dio una paliza a Cruz Cel cuando intentó abusar de ella y luego se retiró del lugar.

Añadió que hace unas semanas Cruz Cel fue detenido porque intentó abusar de una mujer de la tercera edad en la colonia Francisco Sarabia, pero no hubo denuncia.- Miguel Ángel Moo Góngora




Volver arriba