Un menor de edad abre su negocio

Hace churros de crema y los vende en calles de Motul

Lorenzo Be Canché, de 17 años,  recibe insumos para su trabajo

MOTUL.- La pobreza no es un impedimento para salir adelante cuando se tiene la iniciativa de hacer las cosas para ayudar a la familia a fortalecer el negocio de elaboración y venta de churros de crema, dijo Lorenzo Enrique Be Canché, de 17 años de edad.

El joven emprendedor, conocido como “Benny”, afirma que con unos apoyos que le entregó la Dirección de la Juventud del Ayuntamiento fortalecerá el negocio familiar de churros de crema.

-Apenas terminé la educación primaria, pero a los 17 años de edad empecé a trabajar en la elaboración y venta de los arrollados de crema, a raíz de que por ser menor de edad y sin concluir los estudios básicos no me daban trabajo en ningún lado.

-Apenas terminé la primaria porque la familia no cuenta con los recursos suficientes para costearme los estudios; entonces decidí apoyar a mis padres para no ser una carga.

-Aprendí de una repostera a realizar los arrollados, y mi hermana María y yo decidimos emprender el negocio con los pocos recursos que teníamos.

-Hace unos meses comenzamos a elaborar arrollados de crema, que vendemos de casa en casa en esta ciudad, a $10 la bolsa de tres arrollados, pero, como todo negocio, a veces las ventas no son seguras -indica.

Su padre está desempleado y su mamá trabaja para mantener a la familia. Ahora los hermanos ayudan en la compra de despensa.

Hace poco sufrieron un trauma cuando su hermano sufrió un accidente, pero eso los hace salir adelante todavía más.

El director de la Juventud, Érick Góngora Pino, dice que al conocer la historia de “Benny”, se le apoyó con leches, azúcar, aceite y otros insumos que le hacía falta para producir los arrollados.- Mauricio Can Tec




Volver arriba