Piromaníaca en Motul

Mujer resentida prende fuego a casa del ex suegro

MOTUL.- Marina del Carmen Caamal Aké, de 31 años, puso en práctica la frase “si no es mío, no es de nadie”, cuando su ex suegro Florencio Chalé Yam le pidió que devolviera la casa que le había prestado.

Enojada por la petición de su ex suegro, Marina del Carmen Caamal decidió prenderle fuego al inmueble.

Las discusiones entre la incendiaria y su ex suegro no eran novedad, pues el señor le reclamaba constantemente el hecho de que ella metiera distintos hombres a la casa, y por tal motivo Chalé Yam, de 80 años, decidió pedirle que desalojara la casa.

Según testigos, después que Marina del Carmen Caamal recogió sus cosas las subió a una camioneta, también subió a sus dos hijos y al perro. Una vez que sus cosas estaban en la camioneta colocó ropa sobre un televisor y le prendió fuego, hizo lo mismo con un juego de sala, después rompió las ventanas de la cocina y se fue.

Las llamas y el humo se observaban por medio de las ventanas de la casa.

Los vecinos, alrededor de las 9:40 de la noche, dieron aviso a la Policía.

Llamada

Por medio de una llamada, reportaron a la Policía Municipal que se quemaba la casa del predio número 299, ubicado en la calle 12 entre 25 y 23 de la colonia San Juan.

Se presentaron en el predio el agente Miguel Chalé y el comandante Roberto García para combatir el fuego con ayuda de los vecinos.

Los oficiales comenzaron a sofocar las llamas, pero tenían problemas por la baja presión del agua potable.

Posteriormente, llegaron dos carro bombas del cuerpo de bomberos, quienes se encargaron de sofocar lo que se quemaba y luego sacaron al patio los artículos deteriorados por las llamas.

Chalé Yam explicó que su ex nuera fue la que incendió la casa porque días antes le pidió que la deshabitara; como ella no se iba, él decidió contratar a un cerrajero para cambiar la cerradura; ese día ella quemó la casa.

El propietario y sus hijas, que se encontraban acompañándolo, afirmaron que no interpondrán denuncia ante la Fiscalía General del Estado porque no quieren agrandar más el problema.Entre los daños se consideran la pérdida de ropa, un televisor de 32 pulgadas y un sillón. Los dueños desconocen qué otras cosas se consumieron por el fuego.Dieron fe de los hechos los agentes de la patrulla municipal número 1020, a cargo de Miguel Chalé y Roberto García Alva; los bomberos de la unidad 826, con el oficial Román Méndez; la unidad 855, con el suboficial José Canul May, y por la SSP, la 2100, al mando de Santos Timoteo Chi Chi.- Mauricio Can Tec



Volver arriba