Piñatas a 40 pesos

Tres generaciones de motuleñas se divierten y ganan

Basilia del Carmen Escamilla muestra una de las piñatas que hace en su casa para vender en estos días

MOTUL .- La familia Galaz Escamilla elaboró por primera vez piñatas para sus festejos de Navidad y Año Nuevo hace poco más de cinco años y, desde entonces, se dedica a vender las piñatas que fabrican en su vivienda de la calle 20 entre 25 y 27 de la ciudad.

Basilia del Carmen Escamilla, de 62 años de edad, hace las piñatas y sus hijas, desde que eran pequeñas, le ayudan a elaborarlas.

Incluso, una de sus nietas participa en la elaboración.

Sus hijas Yazmín, Marisela y Guadalupe son las que ponen la creatividad al momento de realizar el decorado de las piñatas, y su nieta Montserrat ayuda cortando en picos el papel para que luego, con engrudo, se le pegue a la base de la piñata, antes de sacarla al sol.

La elaboración de las piñatas les lleva alrededor de tres o cuatro días.

Primero al globo se le pone capas de papel periódico y se le saca a secar al aire libre, luego de dos días que se seque bien se le pone el decorado.

Las preferidas

Para estas fechas, la familia se dedica a vender piñatas de diferentes formas, siendo las de estrellas de cuatro, cinco y hasta siete picos las preferidas de las personas que llegan a encargar una.

Las piñatas que son fabricadas en la vivienda de la familia Galaz Escamilla tienen precio de $40.

-El año pasado vendimos alrededor de 15 piñatas, pero esa vez las dábamos a $35. Ahora todo subió y las vendemos a 40 pesos -señala Basilia Escamilla.

-Aunque no nos deje mucho, nos divertimos haciendo las piñatas con la familia, incluso estamos haciendo los quehaceres de la casa y armamos las piñatas, hasta vacilamos entre nosotras.

-El año pasado hicimos “viejitos” para la gente que los pidió para el 31 de diciembre, pero esta vez no nos dio tiempo. También hacemos piñatas de Santa Claus, del muñeco Krusty y de pajaritos; es lo que mis hijos y nieta me piden que hagamos -revela.- MIGUEL ÁNGEL AVILÉS FERRERA




Volver arriba