“Negligencia” del IMSS

En la clínica de Motul no le hicieron pruebas

Lady Martín Argáez denuncia que sufrió de negligencia médica en el IMSS de Motul, y por eso tuvo que recurrir a un médico particular

MOTUL.- Lady Martín Argáez, vecina de esta ciudad, afirma que cuando el lunes 17 se le presentó un dolor insoportable en uno de sus senos no imaginó que comenzaría su calvario en el IMSS.

El martes acudió a la clínica IMSS de esta ciudad, pero los médicos y especialistas no hallaron qué le afectaba.

-Durante los tres días consecutivos fui atendida por el médico familiar de apellido Uicab, los ginecólogos Molina y Bolaños, pero no encontraron la causa del dolor que me aquejaba -relata.

-Incluso, el último doctor me dijo que no era dolor de seno, sino eran mis costillas que me dolían y, en lugar de un analgésico, me recetó bedoyecta, una vitamina.

-Como vio que me alteré por el mal servicio, pretendió que el problema sea psiquiátrico y quería que me sedaran con diazepam, pero no lo permití -añade.

-Ante esa ineficacia acudí con un oncólogo particular, quien me pidió un ultrasonido y en éste se observa cómo el quiste maja una vena y un nervio, lo que me causaba fuerte dolor.

-El médico dijo que era necesario que tomaran una muestra del quiste para llevarlo a patología y determinar si no es maligno.

-Ante eso acudí el jueves, el viernes y hoy (por ayer) con el ginecólogo Molina, quien no aceptaba la recomendación del oncólogo de sacar con una jeringa una muestra del quiste y llevarlo al laboratorio -señala.

-El doctor Molina se enojó aún más cuando le expliqué cómo el doctor Gamboa lo hace. Pretendió asustarme diciendo que sin anestesia lo haría, pero al ver mi decisión, pues no aguantaba los fuertes dolores que produce el quiste, cambió de opinión.

-Incluso, pretendió que los practicantes hicieran la prueba, pero ya, llorando de impotencia, le dije que él lo hiciera -relata la paciente.

-En la primera pinchada no sacó nada y dijo tener la razón, ¡qué yo no tenía nada!, pero le pedí que lo hiciera de nuevo, y fue cuando sacó del quiste un líquido, que me entregó y lleve a un laboratorio en Mérida.

-Ante esa situación, el próximo lunes acudiré a denunciar la negligencia médica. Pido al delegado del IMSS que tome cartas para que se mejore el servicio que se da a los derechohabientes.

-Si a mí, que no me dejó y denuncio las cosas, me hacen esto, ¿imagínense con las personas que no hablan ni pelean sus derechos?

-Al acudir con los médicos particulares y los estudios que me hicieron gasté más de $3,500, pero gracias a las pruebas, que pudieron hacer en el IMSS, supe qué me pasaba. Sin embargo, una persona grave y sin dinero se muere en el IMSS por la negligencia con la que actúan algunos médicos -afirma.- MAURICIO CAN TEC




Volver arriba