Lío conyugal en Palacio de Motul

Hospitalizan a empleada tras tomar pastillas

Paramédicos llevan a Eva Canché Pech al IMSS de Motul, luego que ingirió pastillas en el almacén de alumbrado en el Palacio de Motul

MOTUL.- Otro pleito marital de empleados por poco termina en tragedia, pues una trabajadora municipal fue hospitalizada tras ingerir varias pastillas en su centro de trabajo.

Ayer a las 12:30 horas, la Policía Municipal recibió el reporte de que un empleado del Departamento de Alumbrado Público perdió el conocimiento por padecer de hipertensión arterial.

A los pocos minutos llegaron los paramédicos de la Policía al mando del comandante Feliciano Maldonado. Al entrar a la oficina de Departamento de Alumbrado Público, ubicada en los bajos del Palacio Municipal frente al estacionamiento de motocicletas, encontraron a Eva Naidé Canché Pech tratando de vomitar en el espacio donde almacenan el material que usan para el cambio de luminarias.

De hecho, Eva Canché se encontraba encerrada con dos mujeres: Ester Noemí May Chim, su cuñada y secretaria de la Presidencia, y una empleada no identificada, quienes no permitían que entrara el marido, Moisés May Chim, profesional en química del laboratorio de la Dirección de Salud, que permanecía en la puerta, acompañado de una afanadora de Palacio Municipal, que fue identificada como Wendy.

Ester May incluso pretendió evitar que el fotógrafo del Diario tomara gráficas, sacándolo a empujones y diciendo que se trataba de un asunto privado.

Eva Canché fue sacada caminando del lugar por los paramédicos y a cada paso hacía por vomitar.

Fue trasladada semiinconciente al Seguro Social, con el diagnóstico de intoxicación medicamentosa.

Testigos de los hechos informaron que Eva Canché, empleada de Alumbrado Público, sostuvo una fuerte discusión con esposo, quien en dos ocasiones llegó al centro de trabajo de la mujer y en la segunda vio algo que le desagradó para discutir y darse empujones en el área del estacionamiento de bicicletas.

Luego de la discusión, la mujer se encerró en el local de alumbrado público e ingirió las pastillas. Cuando ella se sintió mal llamaron a la Policía Municipal.

“Nido de amor”

Otros empleados municipales denunciaron que es un secreto a voces que el local de alumbrado público es usado como “nido de amor” de algunas trabajadoras municipales, pero ayer fue descubierto.-




Volver arriba