Fe que sobrevive a 2 crisis

Pocos molineros y ningún zapatero en gremio de Motul

1 / 3


El gremio de Zapateros, Curtidores y Molineros, que prácticamente es de la familia Can Canché, en su tradicional procesión a la parroquia de Motul para su misa anual en honor a la Virgen del Carmen
Niños, jóvenes y adultos en la procesión del gremio de Zapateros, Curtidores y Molineros, que lleva 88 años de venerar a la Virgen del Carmen en Motul


MOTUL.- El gremio de Zapateros, Curtidores y Molineros, con 88 años de fundación, sigue venerando a la Virgen del Carmen, pese a las dificultades económicas que obligaron al cambio de sus administradores para que sobreviva a la crisis y continúe viva esta tradición.

María Rosenda Can Canché, ex presidenta del gremio, relata que en 1926 su abuelo Esteban Can Cauich y sus hermanos Diego y Joselín, tomaron la estafeta del gremio, luego que las personas que lo tenían lo abandonaron en la iglesia al no poder sostenerlo.

-En ese entonces, mi abuelo y sus hermanos eran jóvenes y junto con Felipe Hoil lo sacaron adelante, hasta que en 1985 decayó de nuevo por la situación económica, cuando estaba en la administración del molinero conocido como “don Tuto”, que se quedó sin socios y recursos económicos.

-Ese año tomó la estafeta mi hermano Marcelino Can Canché, quien es residente en los Estados Unidos y en sus vacaciones viene para apoyar económicamente para la compra de los fuegos pirotécnicos y colaborar en las actividades que se hacen.

-Mi padre, don Esteban Can, falleció a los 95 años de la fundación del gremio; cansado ya no podía estar al frente de este gremio, de modo que mi hermano Marcelino lo hace, al grado que ya casi es familiar, son pocas las persona que colaboran, unos 10 que aportan dinero y mano de obra.

-Conforme han pasado los años se han modificado las actividades del gremio, como la carretera de zapateros que se hizo el fin de semana, y que en 1989 mi primo Arturo Cordova Can hiciera un zapato para quemar con fuegos pirotécnicos por las noches luego de la misa.

-Ha variado el tipo de calzado, el primer fue un zapato de caballero, luego otro con tacón para mujer y en esta ocasión una alpargata tejida, que nos distinguen de los otros gremios.

-Hoy (por ayer) por la noche, se quemaran dos cipreses, cuatro toritos, 50 bombas multicolores y un zapato; se invierte poco más de $45,000.

-Esto sin contar las cuatro o cinco latas de cochinita que se regala para comer a la gente que llega al gremio.

La ex presidenta del gremio aclara que ante la invasión de zapatos hechos en China que hay en la ciudad, desaparecieron los curtidores y zapateros, y aunque hay molineros no todos participan con nosotros, pero familiarmente se está sacando adelante al gremio.- Mauricio Can Tec




Volver arriba