Mortal baño en un cenote

Joven de Tlaxcala entra al Sambulá sin saber nadar

Policías afuera del IMSS donde falleció Luis López Mendoza

MOTUL.- Luego de muchos años, el cenote Sambulá de esta ciudad cobró otra víctima mortal: Luis Antonio López Mendoza, de 18 años de edad, falleció ahogado la tarde de ayer luego que, sin saber nadar, entró a bañarse al ojo de agua.

Acompañado de una mujer con dos niñas y otro adulto, ayer alrededor de las 5:30 de la tarde, López Mendoza, originario de Tlaxcala, llegó al cenote Sambulá.

Al notar que el agua está fría y que una de las pequeñas lloraba decidieron salir del agua, pero el joven regresó para bañarse.

Luis Felipe Cercado Basilio, de 30 años de edad; Lisie Duraimy Vega Ojeda, de 20; las dos menores y López Mendoza se encontraban en la ciudad trabajando en labores de mantenimiento del templo de los mormones, ubicado en la calle 24 con 37.

Tras la jornada laboral decidieron viajar a Izamal a ver otro trabajo de albañilería de otro templo mormón.

Al pasar por el cenote Sambulá, que se ubica a dos cuadras del templo donde trabajaban, vieron el nombre del sitio y decidieron detenerse para conocerlo.

Todos bajaron al cenote, pero luego decidieron quitarse por el agua fría y el llanto de la niña.

Sin embargo, López Mendoza decidió regresar.

Al notar que el joven tardaba, Cercado Basilio bajó a buscarlo y lo encontró semiinconsciente a la orilla del ojo del agua.

Las personas que se bañaban en el cenote vieron que el joven pataleaba, pero pensaron que sólo jugaba; al notar que en verdad se ahoga y que su cuerpo flotaba, lo sacaron a la superficie para llamar al personal de auxilio.

Los paramédicos lo entablillaron y, dentro la ambulancia cuando lo trasladaban al Seguro Social, le aplicaron RCS (Resucitación Cardio Pulmonar). El joven falleció a los cinco minutos de llegar a la clínica. Dieron fe de los hechos agentes de la SSP de la unidad 6333.- M.C.T




Volver arriba