Los viejos cobran auge en diciembre

Muñecos de trapo y papel rellenos de petardos, a $100

Los muñecos que ya están a la venta en las casas de por lo menos tres familias del barrio de Bacalar en Valladolid. Junto a los muñecos, Dora Noemí Gómez López. Debajo Dora Noemí Pisté López, una de las fabricantes de muñecos para quemar

VALLADOLID.- La tradición de la elaboración y quema de muñecos en diferentes rumbos de la ciudad adquiere cada vez mayor auge.

Ahora ya por lo menos cuatro familias del barrio de Bacalar se dedican a la elaboración del Año Viejo.

En el caso de la familia de Francisca Gómez Manrique, la tradición comenzó hace más de 10 años, en un predio de la calle 54 entre 43 y 45.

La familia se dedica a la elaboración de los muñecos, para lo cual busca durante el año pantalones y camisas antiguas en casa y con vecinos. Dos meses antes de la fecha comienzan a rellenar los muñecos de trapo con más ropa y papel periódico.

Luego de la Navidad, comienzan las ventas y llegan a vender hasta 100 muñecos el fin de año.

Al morir Francisca Gómez, otros familiares, como Dora Noemí Pisté López, quien tiene su casa a un lado, comenzó a elaborar los muñecos.

Hasta hace cinco años, los muñecos los vendían de entre $50 y $80, cada uno.

Ante la buena demanda de los muñecos, otras familias que viven en la misma zona también se iniciaron en la elaboración de los muñecos.

Dora Noemí explica que incluso el alcalde, Roger Alcocer García, y el diputado Gonzalo Escalante Alcocer ya solicitaron sus muñecos para quemar el próximo 31 de diciembre a la medianoche, en la fiesta que acostumbran celebrar para darle la bienvenida al nuevo año.

Ella personalmente elaboró alrededor de 50 muñecos, pero entre todas las familias habrían hecho unos 200, que venden ahora a $100.

-Ya se vendieron varios; este fin de semana y el lunes y martes las ventas aumentarán y seguramente se agotarán -agregó.- Juan Antonio Osorio Osorno




Volver arriba