Lleva viviendo tres años de limosnas

Necesita atención psiquiátrica por esquizofrenia

1 / 2


La neuróloga Lucía Novelo Manzano atiende a Aracely Alonzo Ojeda, "Cheli", en el CMA


PROGRESO.- “Cheli” es una mujer que hace tres años se quedó sola al morir su mamá, Nilde Ojeda.

Sus hermanos, que según ella son licenciados e ingenieros con buena posición económica, la abandonaron y ella para sobrevivir deambula por el mercado y otras zonas de la ciudad pidiendo caridad; duerme donde le cae la noche.

Sucia y harapienta, recibe ayuda en el Centro Médico Americano (CMA), donde la bañan y le dan medicamentos y alimentos.

Ella padece de esquizofrenia y en momentos de lucidez proporciona sus datos.

A la neuróloga Lucía Novelo Manzano, quien la atendió en su consultorio del CMA y de entrada diagnosticó que necesita atención psiquiátrica, “Cheli” le dice ser Nilvia Aracely Alonzo Ojeda, tener 42 años y que sabe que cuando se pone mala la llevan a una clínica, donde la recluyen.

En su deambular por la ciudad llegó al CMA, donde las enfermeras la atienden y bañan. Pero es todo lo que pueden hacer por “Cheli” y hace falta que el DIF u otra institución se haga cargo de la enferma para que reciba tratamiento especializado, según dice la neuróloga.

“Cheli” es muy conocida en Flamboyanes y en esta ciudad, donde familias le dan de comer. Sus vecinas en Flamboyanes dicen que cuando “Cheli” se retienta adquiere doble personalidad y parece que está poseída por el mal, pues sus voces cambian y causa miedo.

Doña Juanita, una de sus vecinas, revela que cuando “Cheli” se retienta comienza a gritar y a golpear la pared de su casa y pareciera que discutiera con otra persona a la que se enfrenta.

-En una ocasión -añade la vecina- tres personas entraron a la casa para una necesidad fisiológica y salieron corriendo asustados, pues sintieron una mirada fuerte, pero no vieron a nadie, pareciera que el mal está en esa abandonada casa.

Otras vecinas señalan que, al parecer, “Cheli” ha sido víctima de violación por vándalos y que habría abortado, pues cuando se ponía a gritar en su casa hablaba de un bebé que perdió.

Las vecinas de “Cheli” dicen que de pronto la enferma desapareció de Flamboyanes, hace más de tres meses que la dejaron de ver, ignoran dónde vive y qué hace.

Señalan que cuando vivía su mamá la llevaban al Hospital Psiquiátrico para que reciba tratamiento, pero cuando murió “doña Neldi” su hija quedó en desamparo, pues sus hermanos no se hacen cargo de ella.- G.T.V.




Volver arriba