Llegan los springsbreaker

Se inicia la época de viajes juveniles estadounidenses

1 / 5


Un joven gana un trago de tequila por adivinar el título de una película por su banda sonora. Abajo, una joven del Elation con traje de sirena
Jóvenes pasajeros del Elation en la zona de un restaurante que restringe el paso a vendedores
La fila para recibir como premio un trago de tequila durante un juego para jóvenes springbreakers en un restaurante del malecón. A la derecha, otros jóvenes pasajeros del barco Elation se divierten en la playa


PROGRESO.- Un día después que 150,000 personas invadieron el malecón por el Carnaval, ayer se vivió en la playa una jornada de jóvenes springbreakers que llegaron en el Carnival Elation.

Fue, se dijo, un adelanto de lo que serán los próximos viajes de cruceros en los que vendrán turistas jóvenes.

Según fuentes marítimas, el Elation arribó ayer con 2,200 pasajeros y el 60% de ellos son jóvenes. También llegaron familias completas (papás y niños), y adultos.

Poco más de 500 pasajeros del crucero, entre ellos más de 300 jóvenes que andaban en grupos y parejas, estuvieron ayer en la playa del malecón, que el domingo recibió a 50,000 visitantes y el martes a 150,000 por el Carnaval.

En la playa del restaurante Eladio’s ubicado a un costado de la glorieta del malecón se concentraron los springbreakers, quienes participaron en varios juegos que organizó ese establecimiento.

Los jóvenes tenían que adivinar el nombre de la película por medio de la música que se puso en un equipo de sonido. El ganador recibía como premio tragos de tequila.

El juego fue atractivo para muchos jóvenes, que mientras jugaban consumieron cervezas y cocteles con licor.

A un lado de donde ellos se divertían, había dos clientes adultos en un módulo de masajes y las masajistas indicaron que los jóvenes no contratan sus servicios, pues prefieren divertirse bebiendo cervezas y tequila.

-Eso que vemos es un adelanto de lo que serán los springbreakers en el puerto. Ya comenzaron a llegar en los cruceros y para el mes próximo vendrán más, pero esperamos que también lleguen hombres y mujeres adultas, que son las que contratan los servicios de masajes -dijo una masajista.

En las palapas, pasajeros adultos consumieron botanas y ceviches; otros, en menor cifra, recibían masajes.

Aprovechando el calor y el mar en calma, numerosos paseantes nadaron en el mar.

Una pasajera se colocó un traje de sirena y nadó durante un rato, luego se recostó en la playa ante la mirada de sus compañeros de viaje.- Gabino Tzec Valle




Volver arriba