La procesión del Niño Dios llena las calles

Bailan sin la cabeza de cochino en Dzonot Carretero

1 / 3


Durante el recorrido los fieles cargaban flores y las imágenes del Niño Dios, María y José para colocarlas posteriormente en el nacimiento instalado en la iglesia de la comunidad
Los feligreses llegaron hasta las puertas donde esperaron que que entraran primero las imágenes, dentro del templo se acercaron a besar la imagen del niño Dios antes de ser depositada en el pesebre


DZONOT CARRETERO, Tizimín.-La tarde del miércoles 25, tizimileños y habitantes de comisarias cercanas se dieron cita en la comunidad de Dzonot Aké para realizar la procesión en la plaza de la Comisaria.

Las imágenes de José, María y el Niño Dios fueron cargadas por la reina de la feria y otros jóvenes del poblado quienes encabezaron la procesión que partió del centro para recorrer algunas calles y llegar a la iglesia donde las imágenes fueron depositadas a un costado del altar mayor en el pesebre.

Peregrinos cumplieron con su promesa de cada año cargando ramilletes y estandartes hechos por ellos mismos.

En esta vez uno de los distintivos durante la procesión fueron unos ramilletes hechos con será pura de abeja.

Más de 500 feligreses caminaron entonando cantos en honor al niño Dios hasta llegar a la capilla donde bajo un pesebre se colocaron las tres imágenes.

Como cada año la familia Arredondo Uc realizó su festejo al niño Dios, con la diferencia de que en esta ocasión el tradicional baile fue realizado sin la cabeza de cochino, lo cual causó asombro. Los presentes se reunieron en la cancha comunitaria donde se presentaría el bailable, los asistentes se quedaron viendo unos a otros ante la ausencia de la cabeza de cochino, sin embargo, las familias que asistieron realizaron el tradicional baile aun sin la cabeza, luciendo trajes típicos y mas de 40 coloridos ramilletes de diferentes tamaños.

Por las inclemencias del tiempo y por lo enlodado que quedo el ruedo, se suspendió la corrida que habían programado para esa tarde.- SANTOS EUAN CANO




Volver arriba