La despiden por órdenes de arriba

El alcalde, afirma, le dijo que ya no le puede pagar

VALLADOLID.- María Crisitina Ramos Sánchez se queja de que fue despedida del Ayuntamiento, a pesar de ser discapacitada y de haber apoyado al hoy alcalde Roger Alcocer García desde que estuvo en campaña.

En visita al Diario, la trabajadora asegura que con su despido la Comuna “viola el marco jurídico del Estado en materia de protección de los derechos de las personas discapacitadas”.

María Ramos, quien padece de poliomielitis, recuerda que durante su campaña Alcocer García le pidió que reuniera al mayor número de gente discapacitada en el local de Humberto Centeno Machaín, para pedirles apoyo.

En ese entonces se aprobó que ella sería la representante de los discapacitados ante la Comuna y la instalaron en el DIF Municipal, donde “realizaba diversas labores en favor de la gente con capacidades diferentes”.

Sin embargo, asegura, tuvo diferencias con la directora del DIF, Míldred Rodríguez Yam, y fue enviada al Centro Comunitario, donde la directora de éste, Landy Peniche Puga, “se comportó de manera grosera y prepotente con ella y algunos discapacitados” y pidió su cambio.La mandaron al departamento de Artes y Oficios, donde el 13 pasado le dijeron que ya no tenía trabajo y que “fueron órdenes de arriba”.

María Ramos asegura que habló con el alcalde para pedirle una explicación y éste le respondió que la Comuna ya no podía pagarle su sueldo de $1,650 a la quincena, pero él le podía pagar $1,200 al mes “de su bolsa”, si iba a las cantinas y bares a invitar a las meseras a llevar a sus hijos a la nueva estancia infantil “Dulce María”, lo que no aceptó. La quejosa dijo que acudirá a Derechos Humanos y todas las instancias posibles a denunciar lo ocurrido.- J.A.O.




Volver arriba