Reciben el año con alegría

Reciben el año con alegría

En Izamal festejan a los abuelitos con una misa y fiesta

7_060114p46ancianitos01photo01

IZAMAL.- Con una misa y un almuerzo los abuelos de la tercera edad, que llegaron al comedor de ancianos “La Misericordia de Dios” celebraron el inicio de año.

Los abuelos y abuelas de la tercera edad que acuden de lunes a sábado al comedor de ancianos de Izamal, recibieron el año con un almuerzo muy especial.

Bailaron al ritmo de música con mambos y chachachás, el platillo principal de la fiesta fue encebollado de pollo, con pastel.

Los asistentes se divirtieron rompiendo piñatas, además de que se les obsequió su regalo de año nuevo de parte de la presidenta y fundadora del comedor de ancianos “La Misericordia de Dios”, Landi Sosa López.

Los abuelitos del comedor se emocionaron, ya que no pensaron que tuvieran pastel y regalos en un evento que se realizó el sábado pasado por -Por vigésimo año consecutivo realizamos este convivió de año nuevo, en el que buscamos lo mejor en este día y todos los días del año para que se sientan felices.

-Este año la alegría es grande para las abuelas y abuelos porque inician el año con alegrías y emociones, queremos que el rostro de felicidad no se separe de ellos durante todo el año ya que eso les dará las fuerzas para venir al comedor -indicó Landi Sosa.

Algunos de los abuelitos pasaron a pegarle a la piñata para que luego, como niños contentos, varios buscaran los dulces a toda costa.

Después se les sirvió un plato de encebollado de pollo, con tortillas y horchata, no podía faltar como postre el pastel de crema y chocolate que disfrutaron mucho.

Ofician misa

Antes del festejo, el párroco Fray Juan Jasso ofició una misa como acción de gracias por el año que inicia, bendiciendo el local del comedor y a los presentes.

En el lugar se encontraban de igual forma, Landi, Martha y Lily Rodríguez Sosa, al igual que Heidi Lugo Rosado, Rosalinda Baeza Contreras, Mari Cruz Uh y Melva Sosa López, todos integrantes del Patronato.- José candelario pech ku




Volver arriba