“No debió de quitarse”

La entrevista | Fernando José Rosado Moguel

Fernando José Rosado Moguel, ex alcalde de Izamal, en entrevista

Por José Candelario Pech Ku

 

El reciente retiro de la placa original de la avenida Zamná de Izamal trae al presente la historia de esa obra en la voz del ex alcalde que, dice, se logró gracias al esfuerzo de mucha gente y costó 2.6 millones de pesos en 1979

 

Una ilusión que se volvió una realidad, así define Fernando José Rosado Moguel la construcción de la avenida Zamná que se realizó en el Ayuntamiento 1979-1981, que presidió como alcalde, pero cuya placa original fue retirada por la ahora Comuna que encabeza su nieto político Fermín Sosa Lugo.

En entrevista en su domicilio en el centro de la ciudad, el ex alcalde dice que en su infancia y juventud encuentra el origen de la avenida.

“Cuando era chamaco, y después pasé a joven, acudía regularmente por las tardes, sobre todo en las épocas de calor, a nadar al tanque en la propiedad de mi tío José Onésimo Lugo.

“Pero para llegar a la quinta Río Verde había que pasar grandes lajas y me di cuenta de que el lugar era grande y ancho, propio para hacer una avenida.

“Con el paso de los años se haría realidad lo que me imaginé y pensé de niño a joven.

“Fue cuando estaba como oficial mayor cuando al profesor Nicolás Muñoz Valdez (alcalde de 1976 a 1978) le indiqué que sería bueno retomar (el proyecto de) la construcción de la avenida, pero me dijo que era muy difícil hacerla, ya que era una obra grande.

“Sin embargo, cuando me eligen presidente municipal de Izamal sigue la ilusión y la meta fija de concluir una avenida en la ciudad.

“Fue al iniciarse la unidad deportiva cuando logré comunicarle a la (entonces) diputada Amada Baquedano mi propuesta de hacer la avenida y ella logró una reunión con el (entonces) gobernador Francisco Luna Kan, quien me dio el visto bueno.

“Pero nadie creía en ello, salvo los amigos que estaban apoyándome desde el Ayuntamiento, como (el extinto) Roberto Rodríguez Collazo, Rubén Herrera y Michel Morales. De ellos tres podría decir que fueron los más activos y pujantes para que la obra se realizara; si omito algún nombre, que me disculpen”.

¿Cuánto presupuesto tenían para la avenida?

“Recuerdo que en aquel entonces, para iniciar la obra en la caja contábamos con 100,000 pesos pero, como dije antes, en visita al gobernador dio las instrucciones al secretario de Obras Públicas, Arnaldo González.

“Recuerdo que el gobernador me dijo: ‘Sueñas mucho, dedícate a hacer lo que se pueda’; sin embargo, me dio todo su apoyo.

“Fue cuando me preguntó el oficial mayor de apellido Carrillo Vega: ‘¿Con cuánto de presupuesto contamos presidente?’. Le respondí: Tenemos 100,000 pesos, y me dijo en tono de vacile: ‘Eso ni para la boleada de tus zapatos alcanza’, soltando la risa.

“Sin embargo, aprovechamos la maquinaria donde se hacían las calles para trasladarla a donde estaba el trazo de la avenida”.

¿Cuánto habría costado la obra de aquel entonces?

“Pues más o menos en ese entonces costó 2.600,000 pesos y de las participaciones que recibía el Ayuntamiento se descontaba.

“Recuerdo que el secretario de Obras, Arnaldo González, me puso como condición que nosotros pagáramos la comida de los trabajadores y el combustible de los vehículos que ahí trabajaban”.

¿El trazo de la avenida trajo algún problema para que no se realizara?

“Pues no trajo muchos problemas, porque era una obra que muchos presidentes (municipales de Izamal) soñaban con realizar y que el profesor Nicolás Muñoz Vales inició, y que me dio la fortuna de que yo la terminara.

“El trazo original era de donde está actualmente la secundaria Tiburcio Mena hasta la calle 42, donde está el barrio de San Román.

“Pero había dos familias a las que gestionamos hacerles su nueva casa a fin de llegar la avenida hasta las puertas del cementerio.

“Por el trazo de la avenida también se tuvo que tapar cuatro pozos que abastecían a los pobladores de esa zona, pero se perforaron cuatros pozos para sustituirlos”.

¿Qué opina de la placa que se puso en 1979 al inaugurarla y que el actual Ayuntamiento quitó?

“No debió de quitarse, ya que es parte de la historia de Izamal. Si el remozamiento es bueno, lo aplaudo; la verdad, es algo bueno para la gente, pero no estoy de acuerdo con que se haya quitado la placa.

Me gustaría que se vuelva a poner la placa original para que conste para la historia que gracias al esfuerzo de mucha gente se logró en esos años ser uno de los municipios con una avenida.

“Tengo entendido que esas placas no deben moverse de su lugar porque son parte de un legado izamaleño.

“Aprovecho la ocasión para decirle a la gente que utilice sanamente la avenida, ya que la gente acude a diario para realizar su activación física y que los conductores circulen a velocidad moderada para evitar accidentes.- José Candelario Pech Ku [email protected]




Volver arriba