Izamaleña: “Vale la pena trabajar todos los días”

"Mis hijos tienen lo necesario en la mesa, no lujos"

7_12052014p11izamalphoto01

IZAMAL.- El ayudar en los gastos de la familia es indispensable para tener un poco de comodidad, mas no lujos, y para dar a los hijos un poco de lo necesario, como son la ropa, calzado y estudio, dice María Victoria Sabido Pat, quien con su esposo comparte los gastos del hogar.

-Pues llevo más de 11 años vendiendo las chinas (naranjas dulces), cacahuates, y frutas de la época, todo porque como madre me preocupo por que mis hijos tengan un poco de comodidades, sin descuidar los quehaceres de la casa -afirma la mujer, en su puesto en el parque Crescencio Carrillo y Ancona, en la calle 31 con 28-A de esta ciudad.

En entrevista con motivo del Día de la Madre, Victoria Sabido dice que “aprendí a coordinarme para que ayudara en los gastos a mi esposo, ya que lo poco que gana no es aún suficiente en los gastos en la familia”.

-Por eso a diario vengo a vender, solo descanso aquí, en la venta, los domingos.

Descanso parcial

-El descanso solo es en la venta -subraya y suelta la risa- porque en la casa hay que lavar, cocinar y dejar listos los uniformes para la escuela de mis hijos y así empezar una semana más tranquila. Lavo, plancho, cocino y pongo en orden la casa, para que de nuevo los lunes empiece la rutina de siempre.

-El día se inicia cuando me levanto y preparo desayuno para mis hijos, mientras tanto ya ando preparándome para salir a la venta de ahí, pues en lo que llega mi suegra para ayudar a mis hijos para irse a la escuela -añade-. Ahora pues ya creo que me acostumbré.

-Creo que ha valido la pena el trabajar todos los días, ya que por ejemplo antes, cuando era niña, mi madre picaba el repollo y le ponía naranja y sal, luego torteaba y cuando salían las tortillas, nos llamaba a comer, esa era la gran comida del día.

-O era frijol kabax. Solo comíamos pollo cuando mi mamá hacía su venta de los panuchos, porque separaba las alitas, mollejas y el hígado y hacía caldo para comer.

-Hoy puedo decir que mis hijos tienen lo necesario en la mesa -contrasta-, gracias al esfuerzo que pone mi esposo y la ayuda que doy.

-Por estos 11 años trabajando, aquí he pasado lluvia, sol, frío, calor… de todo.

-En este 10 de mayo estamos como de costumbre trabajando, un día en el que me tocó trabajar como un día normal. La celebración puede darse otro día -indica.

Victoria Sabido esta casada con José Alejandro Ku Chan, y la pareja tiene tres hijos: Alfredo Alejandro, María Esmeralda y Selmi Rubí Ku Sabido, todos menores de edad.

El primero cursa su educación secundaria y las niñas la primaria.- J.C.P.K. [email protected]




Volver arriba