Histórica consulta cívica

La mayoría vota para reubicar una obra en Kimbilá

Una vecina de Kimbilá, Izamal, participa en la consulta sobre la detenida obra del mercado
1 / 3


Una vecina de Kimbilá, Izamal, participa en la consulta sobre la detenida obra del mercado
La mesa de la consulta popular organizada por la asociación civil Kimbilá en el parque principal de Kimbilá, comisaría de Izamal. A la izquierda, una mujer coloca su boleta en una urna, en el plebiscito sobre el mercado municipal


KIMBILÁ, Izamal.- Tal como estaba previsto, ayer se realizó una consulta pública en esta comisaría para que los pobladores opinen sobre el mercado que el Ayuntamiento desde noviembre construía en el céntrico campo de fútbol hasta que un juzgado federal ordenó suspender la obra en abril.

La consulta fue organizada y realizada por la asociación civil Kimbilá, ante la negativa del Ayuntamiento a hacer una municipal.

Francisco Uitz, Selene Pat Uitzil, Alejandra Can y Santos Uitz May fueron los funcionarios de la mesa de consulta, que funcionó en el parque principal de 8 de la mañana a 4 de la tarde.

A los votantes se les dividió en dos listas, una de personas con apellidos de la A-M y otra de la N a la Z.

Integrantes del grupo Indignación fueron observadores para dar fe del plebiscito.

La gente que llegó a la mesa primero se anotó en una hoja y luego recibió la boleta con las preguntas: ¿Quieres que se construya un mercado en el pueblo? y ¿Dónde crees que sería mejor lugar para construir un mercado?

Tras responder, depositó el papel en una urna y se le puso tinta indeleble en un dedo.

-Creo que es histórico que los propios vecinos organicen esta consulta, ya que por derecho les corresponde. Para mí es histórico, ya que se rompe con el tabú de que si no es la autoridad, no se hace -afirmó Martha Carrillo, del grupo Indignación.

Gente preparada

-Aquí se demuestra que los pobladores se pueden organizar, la gente está preparada para hacer este tipo de consultas, aunque es algo que incomoda a las autoridades municipales al ver a los ciudadanos que se organizan y son capaces de vencer el miedo -añadió.

Deysi Itzá y Dulce Pech, de la asociación civil Kimbilá organizadora del plebiscito, informaron que hablaron con el comisario municipal, Rogelio Can Moguel, para decirle que si llovía se pasaría la mesa de consulta a los corredores del comisariado, pero él les respondió que no es posible y que si lo hacían, sería bajada de ahí.

“Nos amenazó”

-El comisario nos dijo que si llueve no podemos ir al Palacio (por el comisariado), porque nos bajarían; el Palacio es del pueblo, nos amenazó con que si subimos, no se hacía responsable de lo que nos pasara.

-También nos reclamó porque reventamos voladores. Nos preguntó que quién nos había dado permiso y que no estaba permitido.

-Le preguntamos el motivo de los reclamos pero no nos respondió, solamente se fue al Palacio -indicaron.

El único incidente fue que Can Moguel se negó a que pegaran en el comisariado una cartulina con los resultados de la consulta.

Pero al final lograron poner ahí el cartel con los resultados: 249 vecinos votaron para que sí se construya el mercado y 12 por no.

Del total de 261 participantes, 235 votaron por reubicar la obra (70 detrás del comisariado; 18 enfrente de la escuela de prescolar y 147 marcaron Otros/No sé) y 14 para que se siga construyendo en el campo de fútbol.

Durante la consulta no se vio patrullas policíacas transitando en el centro de la comisaría.

Por el Ipepac

En Yucatán se han realizado consultas populares pero organizadas por el Instituto de Procedimientos Electorales y Participación Ciudadana.

El primer plebiscito en la historia de Yucatán se efectuó en Acanceh el 25 de septiembre de 2011, por una cancha de fútbol, que tras la consulta se derribó en el terreno conocido como La Placita.

Otra se hizo en San Felipe, donde la gente aprobó que la Casa de la Cultura se edifique en una ex congeladora enfrente del malecón.- José Candelario Pech Ku



Volver arriba