Estatua de “Fray Hulk”

En Izamal no se notificó al INAH sobre un trabajo

1 / 2


El monumento a fray Diego de Landa antes (arriba) y después (a la izquierda) de los trabajos hechos por el restaurador Enrique May Azcorra. El color verde de la estatua es motivo, entre vecinos de Izamal, de señalamientos y bromas sobre el personaje histórico


IZAMAL.- El hecho de que la estatua de fray Diego de Landa, que se ubica detrás del convento, fue pintada de verde, en lugar del tradicional color café del hábito franciscano, genera bromas de que la escultura ahora es un duende, Shrek o Hulk.

El INAH en esta ciudad no recibió solicitud del Ayuntamiento para que autorice y supervise los trabajos hechos en el monumento a fray Diego de Landa.

El Ayuntamiento, en su cuenta en Facebook, a su vez informa que con recursos propios -que no precisa- contrató a pintores y restauradores locales que rescataron el Monumento a Fray Diego de Landa y le instalaron iluminación.

Añade que también las placas conmemorativas de la llegada del hoy San Juan Pablo II a esta ciudad ya cuentan con iluminación.

En entrevista, Ángel Medina Bolio, coordinador de custodios del INAH, afirma que el Ayuntamiento debió pedir la autorización del INAH para la restauración y pintura del monumento a fray Diego de Landa.

-No tenemos conocimiento de los trabajos que realiza el Ayuntamiento de Izamal, al menos que nosotros sepamos. A lo mejor, enviaron un escrito para informar a las oficinas del INAH en Mérida -señala.

-Todos los trabajos de restauración y remodelación de edificios y monumentos históricos o artísticos deben estar coordinados entre el Ayuntamiento y el INAH.

-Hasta ahora, oficialmente no tenemos conocimiento de los trabajos que se realizaron en las placas y en la glorieta de Izamal -insiste.

-Como dije, al menos que el INAH de Mérida tenga conocimiento, porque independientemente de que el Ayuntamiento tenga la buena intención de hacer los trabajos de buena fe, es importante que se cuente con el aval del INAH -enfatiza.

Sobre el color con que se pintó la estatua, Medina Bolio dice que “como está verde y sus orejas grandes se parece al que sale en los pitufos, parece también un duende, creo que se pasaron hasta su cara pintaron de verde”.

-Es fray Hulk porque se ve molesto, y con el color verde parece que va a moverse de su lugar, está más verde que Shrek; pero fuera de ahí, al menos ya lo pintaron.

En cuanto a los trabajos, se averiguó que se hicieron por órdenes del alcalde Fermín Sosa Lugo.

Sin embargo, el restaurador Enrique May Azcorra fue contratado por Luis Alfonso Castro Briceño, quien el presidente municipal del PRI en Izamal y delegado priista en Sudzal, no por el director de Obras del Ayuntamiento, Elmo López Solís.

De hecho, al líder priista se le ha visto supervisando obras o midiendo calles a pavimentar, sin que se informe si es asesor del Ayuntamiento, representante de alguna constructora o empleado de la Dirección de Obras Públicas de la Comuna.

En el Palacio Municipal entre empleados y directores se averiguó que Concepción Safar y Castro Briceño supervisan las obras y que López Solís es solo pantalla.

-Sabes que no podemos decir nuestro nombre, lo que sí te podemos decir es que es verdad lo que te dijeron sobre que Luis (Alfonso) Castro (Briceño), él contrató a la gente que pintó a fray Diego de Landa de color verde y por orden del presidente municipal, él es quien manada en Obras Públicas; a Elmo lo tienen puesto de pantalla -afirma un director de área consultado en Palacio.

-Es por órdenes de Wílliam Sosa Altamira, de esa forma cuida a su gente cercana y así garantiza que le toque algo de las obras, aunque no te sé decir si es dinero o participa haciendo las obras con alguna constructora -indica otro.-Sabes que nunca te van a atender en Palacio y decir algo para tu periódico, por eso ves que dan trabas a los regidores para entregar información de las obras y todo lo que piden; aunque sí te lo darían solo que acudas a “La pasadita” (una casa de la calle 33 con 42), seguro ahí te lo darán -abunda.- José Candelario Pech Ku



Volver arriba