Denuncia abuso policíaco

Denuncia abuso policíaco

Vecino de Hoctún pide a alcaldesa que no solape

José Candelario Sosa Sosa, vecino de Hoctún, muestra la radiografía de la fractura en su costilla

IZAMAL.- José Candelario Sosa Sosa, víctima de un abuso policíaco en Hoctún, denunció los hechos ante la Comisión de Derechos Humanos de Yucatán (Codhey) y ayer hizo público el caso ocurrido el 17 de julio.

La víctima padece de un problema grave en la costilla, pues se le fracturó y aún le persisten los dolores.

-Sé que ya pasó tiempo, pero la Comisión de Derechos Humanos sigue investigando, porque el reporte policial dice que llegué golpeado a la comandancia cuando me detuvieron y eso es mentira.

-Yo fui golpeado en las oficinas de la comandancia municipal por los policías Manuel Alejandro Canché Balam, Miguel Ángel May Madera y Carmen Castañeda Estrada -relató.

-El director (de nombre Rafael) observó cuando terminaron de golpearme y me llevaron a la celda.

-Pero lo que más me molesta es que lo nieguen en Derechos Humanos.

-Es por ello que quiero dar a conocer este problema que ayer (por el lunes) fui personalmente a Derechos Humanos a desmentir el reporte de la Policía Municipal -explicó Sosa Sosa.

-Estoy de acuerdo en que estaba en estado inconveniente, pero eso no fue motivo para que me hayan fracturado una costilla.

-¿Qué los insulté? ¿Qué los agredí verbalmente? ¡Es mentira! Mi detención se debió a otro problema, pero eso no justifica la cantidad de golpes que me dieron.

-Esto más bien fue una venganza, porque mi madre (Leoncia Sosa Chalé), quien era secretaria de la Comuna, denunció públicamente (el 18 de junio) al Diario los malos manejos en los programas, su destitución y otras irregularidades, por eso se desquitaron conmigo.

-Pido a la presidenta municipal, Flor Mireya Acosta Novelo, que no solape lo que hicieron los policías municipales -señaló.

En el reporte oficial dirigido a la Codhey, suscrito por el comandante Charly Yurico Pech González, dice que el detenido fue quien llegó con golpes y que se negó a que lo atendieran por un médico; sin embargo, las investigaciones siguen su curso.- JOSÉ CANDELARIO [email protected]




Volver arriba