Impiden detención de un permisionario con piedras

Vecinos: "...no están traficando, sino trabajando"

Vecinos de Chicxulub usaron piedras para evitar la detención del permisionario José Betancourt

PROGRESO.- Indignados por el cateo a una bodega en la que se procesaba pepino de mar, en Chicxulub, vecinos colocaron piedras en la calle y se concentraron afuera del recinto y en las calles aledañas, e impidieron así que la treintena de agentes estatales encapuchados que llegaron al lugar se llevaran detenido al permisionario José Betancourt, (a) “Chepa”, y el producto procesado.

“Don ‘Beto’ cuenta con permisos de pesca y de procesamiento del pepino, todo está legal, los pescadores que se dedican a la captura de esa especie entregan el producto aquí, no están traficando, sino trabajando”, expresó el pescador Miguel Pech.

Los agentes estatales llegaron en cinco patrullas y se metieron a la calle 6, en cuyo final está la bodega de “Chepa”. El portón estaba abierto, así que unos 10 agentes que entraron sorprendieron a las mujeres en plena actividad de eviscerado.

Teresita de Jesús Pech Pérez dijo que cuando los policías llegaron había varios niños y vecinos que esperaban a sus mamás y esposas que laboran en la bodega. La mujer afirmó que un señor que se inclinó para agarrar un papel que se le cayó fue amenazado por un policía, que le dijo “suelta esa piedra o te meto un plomazo”.”El pobre señor que estaba esperando a su esposa que trabaja en la bodega nunca agarró una piedra, pero el agente que estaba armado y encapuchado pensó otra cosa y lanzó la amenaza, lo que hizo que los niños se pusieran a llorar”, aseguró.

Pepineras que salieron de la bodega luego de tres horas de estar retenidas consideraron la acción como un secuestro policíaco, dijeron que cuando los policías entraron a la bodega lo primero que hicieron fue obligar a las mujeres y pescadores a replegarse a una pared, así estuvieron media hora hasta que dieron órdenes de continuar con el procesamiento del pepino. “¡Que lo salcochen pronto, porque nos vamos a llevar el pepino!”, afirman las pepineras que dijo un oficial que iba al mando del operativo, al que no pudieron identificar porque portaba pasamontañas.

Teresita Pech señaló que estaba preocupada porque en la bodega estaba su mamá, Marcela Pérez, que acudió a trabajar, y su papá, Juan Pech, que fue a cobrar el pepino que capturó.Elsy López estaba asustada porque en la bodega estaba su nieto Jorge Rodríguez, de 16 años quien fue a eviscerar pepino.

A las 9:45 de la noche del lunes las patrullas se alejaron de la bodega, pues se dijo que llegarían inspectores de la Conapesca, lo que aprovecharon los numerosos vecinos para colocar piedras en medio de la calle, incluso intentaron colocar una camioneta, pero desistieron.

Moramar Castillo Trejo, esposa de “Chepa”, salió de la bodega y les pidió a los vecinos que retiren las piedras porque el caso se estaba arreglando, pero los pescadores y sus familias, que a esa hora sumaban como 300 personas, no aceptaron sin antes liberar a las trabajadoras encerradas en la bodega y tener el compromiso policiaco que no se llevarían detenido a José Betancourt.

Un bebé que lloraba y llevó una muchacha a la bodega porque necesitaba ser amamantado por su mamá, enojó más a los vecinos y los policías dejaron salir a su progenitora.

A las 10:30 llegaron tres inspectores de la Conapesca caminaron en medio de la calle bloqueada con piedras, entraron a la bodega y una hora después dejaron salir a las mujeres y pescadores.

La revisión de la documentación continuó y fue hasta las 00:20 horas de ayer cuando concluyó el operativo.

Los inspectores de Conapesca levantaron un acta administrativa y dejaron en custodia en la bodega los más de 900 kilos del pepino salcochado, que fresco pesaría alrededor de cinco toneladas.- Gabino Tzec V.




Volver arriba