Tres días de pepineada

En Sisal saldrían por la especie hoy 2,200 pescadores

7_12042014p11pepinerosphoto01

SISAL, Hunucmá.- Directivos de cooperativas buscaron por todos los medios que la Sagarpa amplíe la temporada de pesca de pepino de mar, para compensar los días inactivos por el norte, pero ayer aún no se autorizaba y ello generaba molestia.

-Seguimos con las pláticas, pero hasta hoy (por ayer) no hay nada seguro -dijo José Alfredo Díaz Estrella, secretario de la cooperativa Quálitas.

Se averiguó que el miércoles se realizó una reunión en Mérida con el subdelegado de la Sagarpa, Víctor Alcantar Cárdenas, quien a pesar de la insistencia de los directivos de cooperativas y pescadores, dijo que las fechas de pesca autorizadas se mantienen sin cambios.

La Conapesca autorizó la pesca de pepino de mar del martes 8 al lunes 14 en Sisal y Celestún, pero el mismo martes azotó un norte, por el frente frío 49, y será hoy sábado cuando los buzos empiecen la captura de la especie.

De esa manera, solo pescarán pepino por tres días.

A pesar de ello, en este puerto ya se concentraron no solo pescadores de Sisal y Hunucmá, sino también de Dzilam de Bravo, Champotón (Campeche) y hasta Cancún.

La Capitanía de Puerto informó que se espera que lleguen a este puerto unas 350 lanchas foráneas y unos 1,000 pescadores, cifra que se acerca a la flota pesquera de este puerto, que es de 400 lanchas y unos 1,200 pescadores.

Desde hecho, desde el fin de semana anterior empezaron a llegar los primeros pescadores foráneos a esta comunidad, generando una importante derrama económica por la renta de casas y consumo de alimentos.

Un pescador de Dzilam Bravo, que se identifica como Gabriel Canul, dice que por la renta del predio donde habita junto con otros 11 pescadores le cobran $1,000 por día.

Otros que se beneficiarán con el arribo de embarcaciones y pescadores foráneos son las cooperativas y empresas pesqueras, ya que la condición de permitirles laborar en la comunidad es que la pesca se entregue a estos últimos.- JOSÉ W. COB CHAY




Volver arriba