Tradición de hace 60 años

En Hunucmá, tres familias reparten pozole a vecinos

María May ofrece a un vecino de Hunucmá una jícara llena con pozole de calabaza, como parte de la tradición que iniciaron sus padres

HUNUCMÁ.- “Ya nos heredaron esta tradición y ahora nosotros somos los responsables de continuarla”, dijo María Félix May Mex sobre la costumbre de sus padres de regalar pozole a vecinos de esta comunidad.

-Mi papá, Marcelino May Cob, nos enseñó que Jesús en un día como hoy pasó hambre y sed cuando lo perseguían. Para mitigar estas necesidades se regala pozole a nuestros prójimos, que vienen en representación de Jesucristo -explicó.

Recordó que sus padres, May Cob y Felipa Chay Chuc, quien falleció hace dos años, iniciaron esta tradición hace unos 60 años.

Ahora María May, con el apoyo su hermano Juan May Chay, su cuñada Adriana Mex y otros familiares, así como con la colaboración de una vecina, Margarita Cimé, se hicieron cargo de seguir esta tradición.

Sentado en una silla, colocada cerca de donde se distribuyó el pozole a partir de las 10 de la mañana, May Cob, de 90 años, se dice contento de que sus hijos continúen con esta tradición.

-Ya no está mis esposa, pero están mis hijos y mis nietos para continuar con esta traidición -comenta en forma pausada.

Ayer sus hijos repartieron 40 kilos de la bebida, mezclada con coco o con calabaza, según el gusto de cada persona. La distribución del pozole se realiza en un predio de la calle 33 con 38, de la colonia Fátima.

La familia Uicab Aké también cumplió un año más con esta tradición, repartieron 70 kilos de pozoles desde las 9 de la mañana.

-Hoy (por ayer) hasta nos hizo falta pozole, pues mucha gente se quedó sin recibir su dotación -comenta María Florinda Uicab Aké.

Recordó que su padre, Felipe Uicab Canul, inició la tradición de repartir pozole en Jueves Santo en su casa, que se ubica en la calle 33 entre 34 y 36.

También dijo que antes elaboraban el pozole con la cosecha de maíz que obtenían en la parcela de su padre; sin embargo, en los últimos años se han visto en la necesidad de comprar el grano.

Por su parte, Dulce Maldonado Canul, propietaria de una tortillería que funciona en la calle 25 con 32, repartió vasos de pozole entre sus clientes.Recordó que esta costumbre la inició hace 25 años.- JOSÉ W. COB CHAY




Volver arriba