Todo se trató de “fue una farsa”

"Hubo anomalías", dice un excomisario que fue inhabilitado

7_150414p11nota6photo01

HUNUCMÁ.- El excomisario ejidal Emiliano Martín Canul considera que la inhabilitación de sus derechos ejidales por cuatro años, acordada durante una asamblea ejidal celebrada el viernes pasado, “fue una farsa y no tiene validez”, debido a las irregularidades que hubo.

De hecho, asegura que los 105 socios vigentes del grupo ejidal No. 1 le han externado su apoyo para que continúe como su representante.

En cuanto a la asamblea del viernes pasado, en la que también se desconocieron los derechos de Juan May Mex y Modesto Uicab Uicab, asegura que fue hecho a modo de las autoridades ejidales y de su asesor Rafael Acosta Solís, ya que hasta un día antes del evento operadores de la directiva acudieron de casa en casa (de los ejidatarios) para ofrecer injertos de limón a cambio de su firma y copia de credencia de elector.

Debido a que el día de la reunión ejidal el número de asistentes era mucho menos de lo que esperaban, tuvieron que recurrir a la exigencia de firmas como requisito para entrar a la reunión ejidal.

“Si alguien del grupo opositor se negaba le decían: ‘Las cosas se hacen de esta manera y si no te gusta te puedes ir’, buscaron un pretexto para impedir la entrada a mis seguidores”, dice Martín Canul.

Rubén Durán Pat, simpatizante de Martín Canul, asegura que la asamblea se realizó por la vía “fast track”, pues ni siquiera se cumplió con el pase de lista. “¿Por qué tanta prisa por eliminar a un compañero ejidatario, sin alguna investigación seria, sin permitir alguna participación para su defensa y con sólo la opinión de la llamada directiva ejidal que, ante su incapacidad de gestión, sólo obedece órdenes de ‘ya sabemos quién’ (en clara alusión de Acosta Solís)”, agregó. “¿Acaso sólo Emiliano participó en la venta de Chumya (principal motivo de la suspensión de derechos de Martín Canul)?”

¿Y los firmantes de la compraventa? ¿Y los que acordaron el precio por hectárea?, ¿y los firmantes de la compraventa?, ¿y los que acordaron el precio por hectárea?, ¿y los llamados representantes que promovieron y ofrecieron sus casas para que los ejidatarios cobren la parte que les corresponde? ¿Y el presidente del comisariado ejidal del aquel entonces (Manuel May Cuxim) que, aunque se les solicitó, nunca informó sobre el caso Chunyá?

De acuerdo con Durán Pat hasta el cual presidente del comisariado ejidal, Victor Canul Gómez, participó en la venta y llama la atención el porque hasta ahora nunca ha informado sobre como recibió el ejido y, en particular, cómo recibió el caso Chunyá.- JOSé W. COB CHAY

De un vistazo

Excomisario ejidal habla de la asamblea

¿Por qué la anulación?

Martín Canul dice que le llama la atención que la actual directiva ejidal solicita la anulación de la venta de Chunyá, en lugar de pedir el pago que falta para los demás ejidatarios.

Difícilmente se anularía

Opina que difícilmente se anulará la venta, avalada en su momento por la mayoría de los ejidatarios, incluso los de la actual directiva ejidal, pues el empresario ya aportó mas de $14 millones, de los $16.170,000 acordados inicialmente (tomando en cuenta que se trata de 462 hectáreas que se pagó $35,000 por cada una).

“Recibió buena parte”

El excomisario insistió en que May Cuxim recibió buena parte de finiquito, de lo cual existen documentos que así lo avalan.

“Yo me pregunto, ¿por qué no informa (la actual directiva ejidal) sobre el estado que guarda la demanda que interpusieron por este caso ante el Tribunal Agrario?. ¿No será que a sabiendas que van a perder el caso han montado un teatro para distraer la atención de los ejidatarios?. ¿No será que están apostándole a un proceso que tarde años en resolverse para que la gente se olvide del dinero que se les debe?

“Es parte del teatro”

A decir de Martín Canul la asamblea del viernes pasado es “parte del teatro para distraer la atención de los ejidatarios, y sobre todo para hacer creer a los que han aportado dinero para la regularización de sus tierras que todo va bien”.




Volver arriba