Reciben al Espíritu Santo

En Hunucmá, 34 jóvenes reciben la Confirmación

1 / 2


El arzobispo Emilio Carlos Berlie Belaunzarán impone el sacramento de la Confirmación a un joven de Hunucmá. A la izquierda, la fotografía del recuerdo con jovencitas que recibieron la confirmación anteanoche en Hunucmá


HUNUCMÁ.- “Que el momento de la Confirmación no quede sólo en una bonita fotografía, sino en lo más profundo del corazón, pues este día reciben el don del Espíritu Santo”, señaló el arzobispo Emilio Carlos Berlie Belaunzarán durante una ceremonia en la que impuso este sacramento a un grupo de 34 jóvenes, en la parroquia San Francisco de Asís.

-El Señor preparó por tres años a sus apóstoles y le fue mal, pues uno lo ofendió, otro lo negó y los otros nueve lo abandonaron.

-Sin embargo, la situación cambió cuando al momento de la Ascensión les mandó al Espíritu Santo.

-Nosotros somos ejecutivos, pero quien guía a la iglesia es el Espíritu Santo -agregó el prelado, durante la ceremonia realizada anteanoche, la cual se inició a las 7 y se prolongó poco más de hora y media.

Los aconseja

-Tu eres dueño de tus decisiones, de modo que antes de cada decisión hay que hacer oración -les dijo a los jóvenes durante en la misa.

A nombre de sus compañeros, Guilmer Avelino León Pat fue el responsable de la proclamación de la fe.

Posteriormente, Mons. Berlie se encargó de imponer el sacramento de la Confirmación a cada uno de los 34 jóvenes, entre los que figuraron tres de Sisal.

Durante la ceremonia, el presbítero Gabriel Burgos Sabido, vicario de la parroquia, informó al arzobispo que 218 adolescentes iniciaron el año pasado su formación para recibir la Confirmación y en esta ocasión pasaron a segundo grado.

Asimismo, esta vez se espera la inscripción de 300 adolescentes para el inicio de su formación.

Un buen número de adolescentes presentes hicieron su compromiso para su formación ante el arzobispo de Yucatán.

Al final, el párroco de la comunidad, Joel Gualberto Tuz Canul, agradeció la presencia del arzobispo en la ciudad.- JOSÉ W. COB CHAY




Volver arriba