“¡Qué no sea cobarde!”

Ejidatarios de Hunucmá exigen un pago de tierras

Rafael Acosta Solís, asesor del ejido de Hunucmá, exige a Armando Ceballos Chávez, comprador de tierras, que salga de la casa de  Emiliano Martín Canul. A la derecha, el ex comisario Manuel May Cuxim
1 / 4


Rafael Acosta Solís, asesor del ejido de Hunucmá, exige a Armando Ceballos Chávez, comprador de tierras, que salga de la casa de Emiliano Martín Canul. A la derecha, el ex comisario Manuel May Cuxim
Víctor Canul Gómez, comisario ejidal, y otros ejidatarios en la protesta contra Armando Ceballos Chávez y Emiliano Martín Canul. A la izquierda, Ceballos Chávez y sus guardaespaldas huyen de la casa del destituido Martín Canul


HUNUCMÁ.- Numerosos ejidatarios pertenecientes al grupo 8, encabezados por su presidente y a la vez actual comisario ejidal, Víctor Canul Gómez, se manifestaron a puertas de la casa del destituido Emiliano Martín Canul para exigir el pago de tierras al empresario Armando Ceballos Chávez.

Acompañado de José Vidal Chuc Ek, tesorero ejidal; Luis Ek, secretario ejidal, y Rafael Acosta Solís, asesor del ejido, Canul Gómez señaló que protestaron en la calle 39 entre 26 y 24 para exigir a Ceballos Chávez el pago de $1.445,000 por siete hectáreas del ejido “Sabancabal”, que corresponde al grupo 8.

La inconformidad se debió a que se convocó a los ejidatarios a recibir su pago, anteanoche a las 8, en el domicilio de Martín Canul por instrucciones de Ceballos Chávez, cuando dicho pago se debió de realizar en la comisaría ejidal.

Ni el aguacero ni la llovizna que cayeron horas antes, mermó la asistencia de ejidatarios y viudas de ejidatarios ante la casa.

Guaruras

Los manifestantes, al llegar al domicilio de Martín Canul, se toparon con la noticia que les impidieron la entrada, pues el portón estaba cerrado por órdenes del comprador, quien llegó acompañado de varios guaruras, que al igual que él estaban adentro del predio.

Ante la insistencia de los campesinos, Canul Gómez, mediante un equipo de sonido, pidió a Ceballos Chávez que le pagara las tierras, pues por derecho les corresponde a los socios del grupo ejidal 8, que preside.

El comprador replicó que le pagaría a quién él quiera y lo que quiera, situación que molestó a los presentes.

Según trascendió, a cada socio le corresponde por la venta de tierras $17,000, pero Ceballos Chávez solo quería pagarles $10,000 a cada uno.

-Venimos en son de paz, no a buscar problemas, pues la política ya acabó -dijo Acosta Solís.

Al no tener respuesta, los manifestantes pidieron a gritos que Ceballos Chávez saliera. “¡Qué no sea cobarde! ¡Qué dé la cara! ¡Qué no se esconda detrás de una persona que solo está usurpando funciones” (en alusión a Martín Canul)”, gritaron los manifestantes ante el predio.

Según el reglamento del ejido, cada grupo es autónomo, según las usos y costumbres.

Acarreados

Martín Canul, a su vez, dijo que entre los inconformes había acarreados de diferentes grupos ejidales.

Señaló que estaban ejidatarios del grupo 16, y Rogelio Puc, del grupo 9.

-Yo solo presté mi casa para los pagos, ya estoy ajeno al problema -alegó.

El representante de Ceballos Chávez, Ángel Ruiz, alegó que si no han pagado, es debido a la división que existe entre los ejidatarios.

Según él, ellos no se han acercado a negociar con el comprador debido a lo divididos que están.

Varios allegados a Canul Gómez se acercaron para decir que dentro de la casa de Martín Canul estaban Juan May Mex, del grupo 3; Rubén Durán Pat, del grupo 1; Ramón Peña Yamá y Celestino Canul, del grupo 6, quienes apoyaron a Ceballos Chávez y al ex ejidatario.- JORGE CASTILLA FRANCO

De un vistazo

wInterviene la Policía

Debido a que los manifestantes amenazaron con no retirarse del predio si no salía el empresario Armando Ceballos Chávez, el comandante Julio Palma junto con cuatro elementos dialogaron con Rafael Acosta Solís, asesor del ejido de Hunucmá, para que dejara salir a los guaruras del empresario y a éste.

wAbandona el lugar

A las 11 de la noche, el comprador salió de la casa entre gritos de los manifestantes.




Volver arriba