Por el IMSS, da a luz en casa

Por el IMSS, da a luz en casa

En Hunucmá un médico desoye a una paciente

Martha Beatriz Canul May y su hija Teresa Romero Canul, quien relata que su cuñada dio a luz en la vivienda

HUNUCMÁ.- Manos inexpertas recibieron al bebé pero, gracias a Dios, se encuentra bien de salud, dice Teresa Romero Canul al narrar la odisea que pasaron anteayer cuando su cuñada María Guadalupe Sáenz Yamá dio a luz en su vivienda, en la calle 32 entre 17 y 19, luego que en el IMSS le dijeron que aún le faltaba para el parto.

Los familiares de Guadalupe Sáenz denuncian negligencia médica del IMSS, por negarse a prestar atención especializada a la mujer.

Teresa Romero afirma que afortunadamente, su vecino que estudia enfermería logró atender el alumbramiento.

El estudiante Ángel Couoh Mex pasaba precisamente frente al predio en los momentos en que Guadalupe Sáenz ya había iniciado el proceso del parto ante la desesperación y angustia de los hermanos Teresa, Reyna y Luis Romero Canul, esposo de la joven parturienta

Minutos después, luego del trabajo de parto, llegaron paramédicos de la SSP, quienes se hicieron cargo del bebé y de su madre, a quienes trasladaron primero a la clínica del IMSS de esta ciudad y posteriormente al hospital Juárez del IMSS en Mérida.

Para poder apoyar en las labores de parto, Couoh Mex estuvo consultando por medio de su celular con una maestra de la escuela donde estudia, quien por este medio lo estuvo orientando sobre los pasos que debe seguir.

Teresa Romero relata que Guadalupe Sáenz acudió a la clínica del IMSS porque ya sentía los dolores del parto.

Pero en el hospital, que se ubica en la calle 31 entre 40 y 42, el médico que la valoró la envió de nuevo a su casa con el argumento de que todavía no era momento del parto.

Igual hace seis años

La joven insistió ante el médico en que eran fuertes los dolores y recordó que hace seis años, cuando tuvo a su primer hijo, una niña, lo mismo le hicieron.

Aunque no convencida, decidió hacer caso al médico. Sin embargo, minutos después del mediodía los dolores del parto se intensificaron.

Los desesperados familiares marcaron al número de celular 117, de la Policía Municipal, pero como tardaron mucho tiempo en responderles, solicitaron el apoyo de la SSP directamente.

La mujer no pudo esperar la llegada de los paramédicos de la SSP, pues dio a luz en la vivienda, ante la desesperación de sus familiares, quienes nunca antes había vivido una experiencia de este tipo.

Desesperación

En su desesperación, los familiares de la joven también solicitaron el apoyo de Angélica Peña Galaz, vecina del rumbo, quien sin embargo poco pudo hacer, pues tampoco tenía experiencia.

Finalmente, fue el joven estudiante de Enfermería quien sacó de apuros a la familia y lograron que la historia tuviera un final feliz.

Aunque se reportan bien de salud, la madre y su hijo recién nacido permanecían bajo observación ayer en la tarde en el hospital Juárez.- JOSÉ W. COB CHAY




Volver arriba