Hermetismo tras un ultimátum lanchero

El parador de la ría de Celestún, otra vez en un lío

HUNUCMÁ.- Lancheros del parador de Celestún se reunieron ayer entre dos y tres horas con el director de Cultur, Enrique Magadán Villamil, en las oficinas de esa dependencia en el Centro de Siglo XXI en Mérida.

La reunión se efectuó en la víspera de que hoy jueves venza el plazo que los lancheros dieron para recibir los motores que les ofreció el gobierno del Estado o, de lo contrario, dijeron, dejarán de trabajar de nuevo en el parador de Cultur.

Sin embargo, los líderes de lancheros que participaron en la junta guardaron total hermetismo sobre los resultados de la reunión.

Hoy decidirán

Uno de los líderes, que pidió el anonimato, se limitó a informar que hoy se reunirán con los lancheros e informarán lo tratado en la junta y ellos decidirán qué hacer.

Felipe Chi Santana, quien se ostenta como representante de los lancheros, dijo poco antes de las 2 de la tarde que la reunión continuaba a esa hora y ofreció comunicarse con el reportero para informar de los acuerdos al finalizar la junta.

Sin embargo, no solo no se comunicó como ofreció, sino ya no contestó a las llamadas que se le hicieron en repetidas ocasiones hasta poco antes de las 5:30 de la tarde.

El domingo 11 los lancheros amenazaron nuevamente con salirse del parador de Cultur hoy jueves, como máximo, si las autoridades estatales no cumplen con entregarles los motores que les ofrecieron desde diciembre.

Engaño

-Ya hace seis meses que nos vienen engañando con entregarnos los motores, pero hasta hoy no vemos en claro -dijo Chi Santana en representación de los 50 lancheros que laboran en la ría.

En septiembre de 2013 los lancheros firmaron un convenio en que se comprometen a trabajar en el parador de Cultur hasta 2015.- J.W.C.Ch.




Volver arriba